Sucesos

Créditos “al bolzaso” y clientes en prisión

* Según valoración del Cenidh, algunas financieras no tienen escrúpulos al valorar a los que hacen préstamos, y hasta enfermos mentales han “caído”

Yelba Tablada

JUIGALPA, CHONTALES

De inconstitucional calificó la figura jurídica de apremio corporal el licenciado Denis Báez Orozco, coordinador del Cenidh, quien a la vez expresó preocupación por las 17 personas detenidas en las cárceles de Juigalpa, producto de la aplicación de esta medida por algunos jueces del ramo civil que cumplen con la petición de los asesores de dos financieras.
José Luciano Oporta, Jacqueline Milade González Acevedo, Rosa Argentina Sequeira, Odir José Blanco Ruiz, Aquier Antonio Miranda, Francisco Javier Reyna, son, entre otros, los detenidos bajo la figura del apremio corporal, que por una u otra razón no cancelaron sus créditos en el plazo estipulado.
“Esta situación a nosotros nos preocupa, porque esa figura es mal aplicada, ya que el artículo 41 de la Constitución Política de Nicaragua establece: Nadie será detenido por deuda. Este principio no limita los mandatos de una autoridad judicial competente por incumplir deberes alimentarios”, explica el licenciado Báez Orozco.

Con tal de cumplir la meta
A criterio del representante del Cenidh, los promotores de las financieras acantonadas en Juigalpa no valoran la capacidad de pago de los clientes y con tal de cumplir la meta extienden créditos “al bolsazo”.
Sostuvo que las financieras en la mayoría de los casos no saben a quién le otorgan un préstamo, como sucedió con José Luciano Oporta, un hombre que tiene problemas mentales que no pagó su crédito y fue enviado a la cárcel. Entre las financieras que están encarcelando a sus clientes con el famoso apremio corporal están dos instituciones muy publicitadas, que se han visto involucradas en situaciones drásticas con algunas personas que enfrentan dificultades para cancelar sus créditos.