Sucesos

Fallece el octavo y sigue la espera en hospitales


CHINANDEGA y MANAGUA

En medio de la consternación de familiares y amigos fue sepultado a las tres de la tarde del martes el joven Mauricio Agustín Torres Montoya, de 22 años, quien pereció la noche del martes tras sufrir graves lesiones cerebrales en la colisión entre dos buses ocurrida la mañana del lunes en la carretera Chinandega-El Guasaule, cerca de Chinandega, que ha dejado hasta el momento ocho muertos y 39 lesionados.
Torres Montoya, originario de la Villa 15 de Julio, sucumbió en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, del Hospital España, de Chinandega, donde la tarde del martes también pereció Tomás Aguilera, de 60 años. El abogado Luis Pérez Carmona, amigo de la familia doliente, dijo a EL NUEVO DIARIO que el neurocirujano leonés Arnoldo Ortiz diagnosticó que era imposible que el muchacho viviera debido al daño cerebral irreversible, por lo que su corazón se mantuvo conectado a una válvula hasta que murió.
Mauricio Agustín era hijo de Flor de María Montoya, ex vicealcaldesa de Chinandega, y estudiaba cuarto año de la carrera de Desarrollo Rural en la Universidad Nacional Agraria, UNA, de Managua.
El universitario abordó en su natal Villa 15 de Julio el autobús de Transportes García, placas CH-05868, cuyo conductor, Genaro Reyes Maldonado, de 25 años, originario de El Viejo, a exceso de velocidad y por la disputa de pasajeros y horario, colisionó con el autobús de Transportes Efrén, placas CH-113, manejado por Justino Medina, de 46 años.
Debido a la irresponsabilidad de ambos conductores, el joven no llegó a la capital y sus sueños quedaron truncados, por lo que su madre instó a los choferes del transporte colectivo a manejar con cuidado, a velocidad moderada, sin competir por horarios ni pasajeros, para evitar desgracias. En la UCI del Hospital España aún se encuentra Celenia Medina García, de 28 años, cuyos familiares esperan su recuperación.

Leve mejoría
Mientras tanto, en los pasillos y las afueras del Hospital “Lenín Fonseca”, de Managua, los familiares de quienes luchan por sobrevivir a las graves lesiones sufridas en el fatal accidente de hace tres días viven momentos de tensión.
Don Francisco Palacios Sánchez, padre del joven del mismo nombre que perdió las dos piernas y quien permanece en la UCI del hospital capitalino, dijo que su vástago ha mejorado su estado en las últimas horas.
Por su parte, doña María de los Santos García, quien por casualidad se lesionó un brazo en la ambulancia en la que fue trasladado su hijo, Carlos Ariel Guzmán García, de Chinandega a Managua, dijo que éste se encuentra fuera de peligro, al ser descartada la presencia de coágulos de sangre en el cerebro.