Sucesos

Sigue mortandad por rayos

* En Chinandega, dos mujeres, una niña y dos hombres han muerto en los últimos 15 días alcanzados por estas descargas

Róger Olivas

EL VIEJO, CHINANDEGA

Un rayo fulminó a José Marcelino Lira, de 44 años, celador de la bananera Coquimba, y lesionó a Jorge Antonio Calero Canales, empleado de la empacadora de esta empresa. El hombre se convirtió en la quinta persona que pierde la vida por la misma causa, en Chinandega, en menos de quince días.
Lira era trabajador de una compañía privada de vigilancia y residía en la Colonia Gracsa, de Chinandega. Fue sepultado a las tres de la tarde de ayer miércoles, en el cementerio de esta ciudad.
Canales, quien se recupera en una clínica privada de este departamento, relató que llovía a cántaros a las doce meridiano del martes último, por lo que optó por refugiarse junto al vigilante y otro amigo, debajo de un árbol de nim, en la carretera a Los Millonarios, pero en ese instante cayó la centella que mató instantáneamente a Lira.
“Quedé inconsciente durante varios minutos... pedí auxilio, y después me trasladaron inicialmente al Hospital España, luego a la clínica privada. Estoy vivo de milagro”, dijo el lesionado, quien reside de la Escuela Normal, tres cuadras arriba, en Chinandega.
Mariela Francisca Lira Juárez, hija del fallecido, expresó que hace un mes se encontró por última vez con su padre, en el poblado de Posoltega. Expresó con hondo pesar que su progenitor era responsable y ayudaba en su manutención y la de su hermana menor, Rebeca Antonia Lira Juárez.

Mortandad por rayos en últimos días
En menos de quince días los rayos han fulminado a dos mujeres y a igual número de varones, y a una niña, en dos comarcas y un barrio del municipio de El Viejo.
A las cuatro y media de la tarde del domingo nueve de septiembre, otra descarga mató al campesino Santos Domingo Lacayo, de 36 años, en su rancho de la finca El Manantial, sector de la comarca La Cocoroca, a 25 kilómetros al suroeste de El Viejo.
El rayo lesionó a su esposa, Aleyda Narváez Gaitán, de la misma edad, al hijo de ésta, Cristian Geraldo Mejía Narváez, de 12 años, y a su vecino José Ignacio Castillo, de 56.
Y a las 4:45 de la tarde del domingo 16 de septiembre, otro rayo fulminó a Juana Antonia Mendoza Pineda, de 49 años, a Johana Quintanilla López, de 27, y a Gerania Jirón López, de dos, en el barrio “Vílchez y Rodríguez”, en la salida El Viejo-Tonalá.
En esa ocasión resultaron lesionados los niños Ricardo Alberto Prieto Mendoza y Enrique Josué Mejía, ambos de 12 años. Los cinco se refugiaron en una vivienda de tablas, donde desgraciadamente cayó la centella.