Sucesos

Fiestero recibe una puñalada “de regalo”

* La víctima aparentemente llegó a fiesta ajena, pero agresor le “rebatió” un cuchillo en el abdomen * Sospechan de “Los Caballitos”

José Daniel Corea Rojas, de 22 años, se encuentra grave en el Hospital “Roberto Calderón”, adonde fue a parar la noche del sábado después que recibiera una puñalada en el abdomen, la cual, desgraciadamente, perforó uno de sus riñones, el hígado, la vesícula y uno de los pulmones.
“Nosotros lo que le suplicamos a la Policía es que ponga mano dura en este caso para que no quede impune como tantos otros”, dijo Eugenia Medina Rojas, hermana del lesionado.
Según la denuncia que doña Auxiliadora Rojas interpuso en la Estación Cuatro de Policía, la noche del sábado, su hijo José Daniel salió de su casa, en el barrio Las Torres, a las siete de la noche, con dos amigos que le acompañaron hasta el puente y luego regresaron.
La víctima andaba en estado de ebriedad, y supuestamente se fue para una fiesta que había cerca de una piscina conocida como “La Piojosa”, en Villa “Pedro Joaquín Chamorro”.
Eugenia Medina Rojas explicó que según lo que les han contado, su hermano entró a la fiesta y ahí se encontró con sus enemigos, uno de los cuales lo apuñaló afuera, en La Rotondita, en plena vía pública.
“No sabemos qué pasó, porque a mi mamá le llegó a avisar la esposa de “El Caballito”, pero no quiere dar más información”, se quejó Eugenia Medina, quien identificó a los enemigos de su hermano como Carlos y Santos “Los Caballitos”, quienes son vecinos del barrio Las Torres.
Hace mes fue amenazado
Estos dos hombres, supuestamente, hace un mes amenazaron a su hermano diciéndole que “se lo iban a ganar” porque ya estaban aburridos de que José Daniel Corea les reclamara cada vez que andaba ebrio.
Las rencillas entre Corea y “Los Caballitos” nació porque estos últimos, presuntamente, decían que él era ladrón.
Eugenia Medina Rojas dijo que su hermano nunca ha estado preso, pero reconoció que tiene dos vicios: el guaro y la droga, sustancias que lo vuelven violento, sin embargo, señaló que si alguna diferencia tuvo con el que lo agredió, eso no era justificación para apuñalarlo “porque para eso están las autoridades”.
Finalmente, dijo que el temor de la familia es que su hermano muera, porque está respirando por un tubo, y que el crimen quede impune, “porque esa gente está acostumbrada a hacer daño”, lo que podría derivar en represalias contra ella, sus hermanos y su madre, doña Auxiliadora Rojas, quien es una persona humilde que se gana la vida palmeando tortillas en Las Torres.