Sucesos

Apuñala a su ex e intenta suicidarse

* Mujer recibió 15 estocadas, mientras su victimario sólo se provocó una, y ahora ambos están en el mismo hospital

Ernesto García

Como quien está picando hielo, David Ochoa, de 46 años, apuñaló al menos 15 veces en el tórax y el cráneo a su ex pareja, la comerciante Silvia Elena Ugarte.
El nuevo capítulo de salvajismo de un energúmeno hacia su ex compañera de vida tuvo como escenario el barrio Villa Reconciliación, en Managua. Como resultado de la agresión, la mujer, de 34 años, permanece con pronósticos reservados en la Sala de Cirugía de Mujeres del Hospital Alemán Nicaragüense.
Las múltiples estocadas las recibió Ugarte en el cráneo y el tórax, según el informe brindado por los médicos, quienes monitorean su estado.
David Ochoa, autor de la salvaje agresión, al ver a su ex pareja ensangrentada en el piso, trató de hacerse “el hara kiri”, y se provocó una herida en el cuello, de un centímetro de largo, muy cerca de la yugular.
La mujer, quien tiene conectado un tubo en el tórax y respira con la ayuda de un tanque de oxígeno, dijo escuetamente que Ochoa llegó la noche del martes a su casa en Villa Reconciliación, manifestando que deseaba ver a la niña de seis años que procrearon.
Ugarte, confiada en que su ex pareja respetaría la fianza que rindió hace dos meses, donde se comprometió a no agredirla, le permitió ingresar a la casa, sin imaginar que Ochoa la atacaría salvajemente.
“Son más de 15 puñaladas. Una de las heridas me afectó los pulmones. No sé cómo me salvé”, comentó en voz baja la mujer, que es madre de dos hijos.
Aunque Silvia Elena Ugarte asegura que Ochoa al llegar a su casa e iniciar la agresión estaba sobrio, en el expediente clínico del hombre, quien está bajo vigilancia policial, se refiere que éste llegó en aparente estado de ebriedad.
José Arnoldo Ugarte, hermano menor de Silvia Elena, confirmó que su hermana se separó de Ochoa porque éste la maltrataba físicamente.
Las autoridades policiales de la Estación Seis de Policía tienen tipificada la agresión como asesinato frustrado, razón por la cual Ochoa pasará del hospital directamente a la cárcel.