Sucesos

Buscan a “El Pato” por homicidio de “El Pipi”

* Policía cree que hubo una venganza por una golpiza que el segundo le dio al primero, pero la familia cree que fue por el robo de sus zapatos

Ernesto García

Cualquiera que haya sido el móvil del crimen perpetrado la noche del martes en una de las polvorientas calles del barrio Vietnam, también conocido como “Jonathan González”, la verdad es que Marlon José Loáisiga Rivera, de 19 años, conocido como “El Pipi”, está muerto.
El “Pipi”, quien en sus ratos libres practicaba boxeo, fue ultimado de una cuchillada en el cuello cuando regresaba a su casa en el barrio antes mencionado.
Por el crimen de Marlon José Loáisiga, la Policía busca a Giovany Vega, apodado “El Pato”, y otro sujeto sólo conocido como Denis, alias “El Chanchito”.
Aunque los familiares de “El Pipi” sostienen que el móvil del homicidio fue el robo del par de zapatos Nike que éste calzaba, las investigaciones policiales revelan que el homicidio es una venganza de “El Pato”.
Las dos versiones
Las primeras pesquisas hechas por los detectives de la Estación Tres de Policía revelan que el pasado 10 de agosto Marlon José Loáisiga le propinó una tunda a “El Pato”.
Esta versión policial fue corroborada por un amigo de la familia, quien explicó que “El Pipi”, en esa ocasión lo que hizo fue salir en defensa de un transeúnte a quien “El Pato” pretendía robar y golpear.
La versión familiar indica que el crimen de “El Pipi” ocurrió porque se resistió al robo de sus zapatos, porque éstos fueron encontrados en la casa de Alberto José García Zelaya, lugar donde la víctima una hora antes de ser ultimado los empeñó en cien córdobas.
Tras el crimen de Loáisiga, la Policía realizó un operativo y logró la captura de tres sospechosos, pero ninguno de ellos está vinculado con el crimen. Humberto Salvador Vega Corea, alias “el Chocolate”; Francisco Gutiérrez, apodado “La Mosca”, y Franklin Cruz López, “El Pipián”, son los tres sujetos que cayeron durante la redada policial.
Sin embargo, sólo “El Chocolate” quedó preso porque estaba circulado por un robo con fuerza, confirmó el subcomisionado Danilo Obregón.
Regresaba del cyber
Los familiares de Marlon Loáisiga aseguran que al momento del crimen, a eso de las diez de la noche, éste regresaba de un cyber café de comunicarse telefónicamente con su hermano Danilo, quien radica en México.
Ante la revelación que Loáisiga era conocido como “El Pipi”, sus familiares aclararon que ese sobrenombre es porque así se llamaba éste con su hermano Danilo.
Rosa Amelia Rivera, madre de Marlon Loáisiga, consternada por la tragedia, dijo que “El Pato” había amenazado a su hijo semanas atrás, porque éste se negó a darle diez córdobas.
Al momento de su deceso, Loáisiga trabajaba en una fábrica de láminas antisísmicas. “El Pipi” deja en la orfandad a dos niñas: una de dos años y otra de diez meses.