Sucesos

Tres robos en Managua


María Mercedes Urroz

Más de 116 mil córdobas fue el monto robado que denunciaron en tres estaciones de la Policía el mismo número de perjudicados, a quienes sujetos desconocidos despojaron del dinero, tras amenazar con matarlos.
En el Distrito Uno de Policía, Frederick Arturo Eugarrios Montenegro, de 28 años, dijo que fue víctima de dos sujetos, quienes le golpearon la sien al lado izquierdo y un costado para despojarlo de su bolso azul, donde contenía varias tarjetas telefónicas de Claro y Movistar, valoradas en total en 60 mil córdobas.
Frederick denunció que los sujetos luego que lo golpearon le dispararon a la llanta delantera de su motocicleta roja, sin placas, y los dos hombres huyeron en una moto negra. El hecho se registró el jueves a las cuatro de la tarde, en el barrio Bello Amanecer, de la miscelánea “Lolita” una cuadra al sur, media cuadra al oeste.
Para qué tanto dinero
De igual manera, Henry Francisco Mendoza Mercado, de 30 años, comerciante de repuestos de vehículos en el Mercado Oriental, denunció en la Segunda Delegación de Policía que del Restaurante Edillil, tres cuadras al oeste, sufrió un robo con intimidación.
Según el denunciante, tres sujetos desconocidos, con machetes, lo intimidaron para despojarlo de mil dólares y 16 mil córdobas. Henry habita en Monseñor Lezcano, y a las diez de la noche, cuando fue sorprendido por los asaltantes, salía de la casa de su suegra.
Cuando el investigador policial le preguntó por qué no había depositado el dinero en una banco o caja fuerte, Henry no supo responder.
Cuidado al lavar los carros
Y es que la ola de robo no paró, y el tercer afectado fue Erick Morales, de 45 años.
Morales dijo que estaba en un autolavado, ubicado en el sector de Sabana Grande, cuando cuatro sujetos que llegaron en un vehículo blanco, con armas cortas y un fusil Ak, lo despojaron de 40 mil córdobas.
Al parecer los elementos tenían conocimiento de que el perjudicado tenía esa cantidad de dinero consigo, pues sólo llegaron, cometieron el robo y se retiraron sin dejar ningún rastro.