Sucesos

Juez libera a policías acusados de robo


Lizbeth García

Por considerar que las pruebas que la Fiscalía presentó son insuficientes para elevar la causa a juicio oral, la juez Sexto Penal de Audiencias, Gertrudis Arias, excarceló ayer a tres policías y a un civil acusados por el robo de siete mil córdobas y una camioneta valorada en 42 mil 616 dólares, pero les decretó el arresto domiciliar, la presentación al juzgado con custodia una vez al mes y una serie de prohibiciones.
La juez conminó a la Fiscalía a mejorar antes del jueves las pruebas que tiene contra los policías Alexander José Álvarez Medina, de 24 años; Luis Alberto Chávez, de 28 años, y Nelson Alexander Espinoza García, de 26 años, quienes fueron acusados junto a Francisco Moisés Cordero, de 24 años, por el robo con intimidación que sufrió Milton Asdrúbal Ramos Rubio.
La fiscal María Lucía Sandoval protestó porque considera que la resolución de la judicial es contradictoria, por cuanto ella misma argumentó en acta que los testigos sólo mencionan al policía Alexander José Álvarez, quien debió de ser remitido a juicio ayer mismo. Pero además la fiscal considera que existen pruebas contra los otros acusados por cuanto hay 15 fotos de la pantalla del teléfono celular de Álvarez que revelarían que éste estuvo en constante comunicación con “El Pájaro”, apodo con el cual presuntamente es conocido Espinoza García y Chávez.
Fiscalía alegó además que hay un testigo que asegura haber escuchado la conversación que presuntamente hubo entre Espinoza García y Álvarez, en la que uno le habría dicho al otro: “Entregá la máquina donde vos ya sabés. Te estás metiendo en problemas”.
El Ministerio Público mencionó además que hay testigos que vieron a Luis Alberto parqueado con su moto conversando con Álvarez en la gasolinera Texaco El Cortijo, sitio donde los familiares de la víctima ubicaron la camioneta que acababa de ser robada el 28 de agosto. Sin embargo, Marlon Gutiérrez señaló que lo único que vincula a Francisco Cordero con el crimen es un testigo que no da ni siquiera los apellidos de su cliente, “y Franciscos hay muchos”.
Por su parte, el abogado César Ramírez incidió de nulidad argumentando que a Alexander José Álvarez le violaron todos sus derechos al ser torturado física y sicológicamente por sus propios compañeros policías en la DAJ.
En ese sentido denunció que Álvarez estuvo desnudo en la celda y no le permitieron hablar con su abogado, pero además retuvieron a su mujer para interrogarla, prueba que al igual que todas las otras se convierte en ilegal.
El abogado Ricardo Flores señaló que la noche del crimen, Luis Alberto Chávez andaba en una misión porque precisamente por su buen comportamiento y honestidad, acababa de ser promovido y asignado al área anticorrupción de la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE), donde le asignaron un arma y la moto que conducía el día que lo vieron conversando con Alexander Álvarez.