Sucesos

Salvadoreños condenados denuncian “plan despojo”


Lizbeth García

Dos salvadoreños que ayer se sumaron a la larga lista de extranjeros declarados culpables por tráfico de drogas en Nicaragua, acusaron a la Policía de supuestamente haberles “plantado” la droga para que la Dirección General de Aduanas, DGA, los despojara de 30 mil dólares.
El dinero está en poder de la DGA, que abrió un proceso administrativo en contra de los salvadoreños Mauricio Arístides González y Oscar Armando Reyes Rubio, ambos de 27 años, por haber introducido al país el dinero sin haber pagado el impuesto correspondiente. Los extranjeros señalaron que la DGA ha emitido varias resoluciones en su contra, pero sus abogados siguen dando la batalla en la vía administrativa.
Durante los alegatos finales del juicio penal en contra de los extranjeros por transporte ilegal de 1,111.8 gramos de cocaína, su representante legal alegó que la Fiscalía no logró probar que haya habido dolo y conocimiento de causa por parte de los acusados, pero además señaló que tampoco se probó que éstos entraban y salían de Nicaragua para acopiar drogas, tal como lo informaron en su momento las autoridades.
A juicio del abogado, lo único claro es que la Policía “plantó” la droga y mintió en cuanto al sitio de captura de los salvadoreños, quienes declararon que ellos eran ganaderos que trabajaban con productos lácteos, hasta que tuvieron el problema con la DGA por la introducción de los 30 mil dólares. No obstante, el juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, tras un exhaustivo análisis de la prueba, dijo que no le quedaba ninguna duda de la participación de los acusados en el delito de transporte de drogas, por lo que los declaró culpables.

También un nica
En la audiencia de debate de pena, la fiscal Verónica Reyes pidió la pena máxima de 15 años de presidio para los dos salvadoreños y para el nicaragüense José Leonel Martínez, de 33 años, quien también fue juzgado por el mismo delito. La Fiscalía también pidió al juez que les imponga a los acusados una multa correspondiente al doble del precio de la droga y el decomiso de la camioneta Toyota Prado, del año, en la que se movilizaban. El abogado defensor pidió la pena mínima de diez años, pero el juez leerá su sentencia hasta hoy cinco de septiembre.
Según la acusación, desde hace ocho meses la Policía tenía conocimiento de que los extranjeros se movilizaban a nivel nacional e internacional haciéndose pasar como compradores de ganado, pero en realidad transportaban droga, actividad que estaban haciendo el 24 de julio en Managua, día en que fueron capturados en la Colonia 14 de Septiembre, tras una persecución que comenzó cerca del Complejo “Conchita Palacios” y terminó cuando se le ponchó la llanta a la camioneta propiedad de la esposa de uno de los extranjeros.
La Policía no comentó las acusaciones de la defensa de los extranjeros, por considerar que el caso dejó de ser de su competencia desde que el Ministerio Público acusó.