Sucesos

Buscan a “Gargantón” y a “Churrón” por homicidio

* Ultimaron de dos balazos a un joven de 18 años, en Laureles Norte

Ernesto García

En el quirófano del Hospital Alemán Nicaragüense expiró Juan Francisco Manzanares Ordóñez, de 18 años, luego de recibir tres impactos de bala a manos de los sujetos apodados “Gargantón” y “Churrón”, en una calle del barrio Laureles Norte.
Manzanares cayó herido de muerte en el patio de la casa de su padre adoptivo, Rolando Díaz, donde buscó refugio luego de recibir el primer impacto de bala. Testigos del crimen relataron a la Policía que el primer disparo lo hizo el sujeto llamado Giovani, apodado “El Churrón”, y los otros dos se los propinó “Gargantón”.
En la escena del crimen, que se produjo de la terminal de la ruta 111, tres cuadras al este y una cuadra al sur, la Policía encontró tres casquillos de bala de pistola calibre 32 y un cuchillo cubierto con cinta adhesiva.
Los presuntos criminales supuestamente tenían viejas rencillas con su víctima, quien al momento de su deceso deja a su esposa en estado de gravidez. Con el crimen de Juan Francisco Manzanares, la violencia alcanzó su máxima expresión en las calles de ese barrio, ubicado tres kilómetros al sur de la Estación Seis de Policía.
En las paredes de las casas y los portones forrados con láminas en muchos de los casos hay perforaciones de los proyectiles que disparan con armas las pandillas llegadas del lugar conocido como “El Bajo”, donde siembran el terror cada noche.