Sucesos

Crimen con pico de botella y puñal

* La víctima se encontraba en un pulpería cuando un grupo de vestidos de negro lo insultó y lo agredió * Su novia lo trasladó al hospital y en 20 minutos expiró

Luis Alemán

La Policía del Distrito Cinco no tenía mayor información sobre los autores del homicidio en contra de Yader Gonzalo Camacho Guillén, de 23 años, quien perdió la vida en el Hospital “Roberto Calderón”, hasta donde fue llevado con lesiones en el abdomen y otras partes del cuerpo.
Camacho Guillén llegó con su novia Yesenia Palacios y otros amigos hasta la pulpería 24 horas, ubicada sobre la Avenida de Altamira, frente al Bar Cuéllar, a comprar licor, pero un grupo de muchachos, todos vestidos de negro, comenzaron a lanzar insultos y amenazas a las que Camacho respondió.
La repuesta fue una serie de golpes a puñetazos, puntapiés y heridas causadas con una botella quebrada, Camacho quedó tirado sobre la pista y sólo fue asistido por su novia, quien logró llevarlo aún con vida hasta el Hospital “Roberto Calderón”, donde falleció.
Nadie pudo ver con detalles a los autores del homicidio, la única seña que tienen es que se trataba de un grupo de roqueros que acostumbran vestirse de negro.
La versión que tiene la Policía del Distrito Cinco, es que Camacho Guillén fue atacado por dos sujetos con un pico de botella y con un puñal, recibiendo heridas en el abdomen.
Otra versión
Pero Yesenia Palacios relató que cerca de las 12 y 30 minutos de la madrugada, regresaban de una discoteca con un grupo de amigos, y se pasaron quedando en la pulpería 24 horas para comprar licor, en ese lugar un grupo de unos seis muchachos comenzó a insultar a Camacho y compañía, y éste respondió a los insultos.
“Yo no vi muy bien cómo comenzó todo, ellos estaban insultando, de pronto miré que estaban atacando a Yader Gonzalo y miré que cayo herido”, relató Palacios, quien describió a los agresores como “Los Roqueros”, un grupo de muchachos que llegan al lugar y acostumbran vestirse de negro.
Gonzalo recibió heridas en el pecho, en el costado izquierdo y en el brazo del mismo lado. Las heridas eran de gravedad y sólo le permitieron llegar al hospital, porque a los minutos había muerto.
Cuando lo llevaban en una camioneta hacia el hospital “me decía que le dolía”, relató Palacios. “Cuando lo tomé aún estaba con vida, pero murió como a los 20 minutos”, dijo entre sollozos la muchacha.
Relató que pudo ver a uno de los atacantes que tenía el pelo largo y una cicatriz en el rostro como una luna.
Pilar del Carmen Guillén Lezama, madre del joven fallecido, dijo desconocer las circunstancias en que murió Gonzalo. “No sé, sólo sé que estaba en una pulpería comprando y fue atacado por un grupo de muchachos”, relató, describiendo que su hijo trató de huir, pero lo siguieron y atacaron a cuchillazos.
El cadáver de Yáder Gonzalo fue velado en su casa de habitación, de la Iglesia Santa María de los Ángeles una cuadra al sur y 20 varas al oeste, en el barrio Riguero.