Sucesos

Dos lesionados en vuelco de cabezal


Máximo Rugama

ESTELÍ
Dos personas lesionadas y daños materiales cuantiosos dejó el vuelco de un cabezal, que halaba una rastra cargada con 500 quintales de azúcar. Varios quintales de ese producto quedaron esparcidos por la vía.
El hecho ocurrió cuando el cabezal y la rastra iban de sur a norte, en la cuesta Kukamonga, en el tramo de carretera que une esta ciudad con el municipio de Condega.
Al cabezal se le poncharon las dos llantas delanteras, por lo que el conductor Pastor Pomares Centeno, de 45 años, originario de Chichigalpa, Chinandega, perdió el control del vehículo.
Tanto él como su ayudante, César Enrique Chávez, de 19 años --quien reside en Managua-- resultaron con politraumatismo y lesiones leves.
Pomares Centeno dijo a los periodistas que la pinchadura de las dos llantas delanteras del cabezal hizo que la carga se fuera de lado, y que se volcaran cerca de un abismo de más de 25 metros de profundidad.
Ambos recibieron atención por parte de los socorristas de la Cruz Roja esteliana, y luego fueron trasladados al Hospital Regional San Juan de Dios de esta ciudad.
El cabezal, placas CH 50602, es propiedad de Transportes Argeñal, de Chichigalpa, y provenía del ingenio San Antonio con destino a la ciudad de Ocotal.
Los miembros de la Dirección General de Bomberos se presentaron al lugar con la Policía para limpiar la vía que quedó llena de azúcar, de lubricantes y de combustible. Fuerzas policiales resguardaron el lugar para evitar el robo del azúcar.
En el sitio donde ocurrió el accidente, en meses recientes se volcaron un furgón cargado con azúcar, y un camión que llevaba frijoles y cigarrillos.
Pero el hecho más sangriento registrado en ese sitio data del 16 de febrero de 2005, cuando un cabezal se estrelló contra una camioneta donde viajaba el entonces alcalde del municipio de El Jícaro, Nueva Segovia, producto del cual resultaron doce ciudadanos muertos.