Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Perdió hasta los calzones
Como bien dice el refrán, “la mentira tiene piernas cortas”, porque pese a que Sayra Elip Ponce Landez, de 36 años, le dejó dicho a quien la recomendó como empleada doméstica que si la llamaba su patrona dijera que ya no estaba en Nicaragua, sino en El Salvador, fue capturada el 31 de julio en la vía pública en la terminal de buses de Ocotal. Ahora la mujer está en prisión y acusada por la supuesta autoría del delito de hurto en perjuicio de María Rosibel Morice Ortiz, Róger Antonio Rocha y Karla Vanessa Rocha.
Según la acusación que presentó la Fiscalía en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias, el 23 de junio la acusada empezó a trabajar como doméstica en Altos de Santo Domingo. Su sobrina, Jenny Ruiz, también trabajaba con ella.
Un mes después de su contratación, Ponce Landez pidió permiso para ir a su casa el 24 de julio, mismo que le fue concedido, pero esa fue la última vez que sus patrones la vieron porque el 27 de julio, día de su supuesto retorno, no volvió.
Cuando estaba haciendo los oficios domésticos, la señora de la casa notó que le faltaban varias piezas de ropa, incluyendo varios calzones y dos bikinis negros, blusas, un par de zapatos y costosas joyas. La pérdida total fue de 2,000 dólares, según rola en el expediente judicial número 248-07, que dice que el juicio oral y público para la supuesta autora del “sirvientazo” será el 17 de octubre de este año a las nueve de la mañana.
Enjaulan a “La Mona”, pese a corte de energía
Pese a que la administración del Complejo Judicial Nejapa les cortó la energía sin previo aviso, la juez Octavo Penal de Audiencias, Karla García, admitió la acusación que la Fiscalía presentó contra José Ramón Díaz Vanegas, alias “La Mona”, quien quedó en prisión por la supuesta coautoría del delito de asesinato en perjuicio de Marvin René Cuadra, ilícito por el que será enjuiciado este 16 de octubre.
La juez explicó que primero dejaron sin aire acondicionado la judicatura, luego les quitaron la energía a media audiencia, de forma tal que el secretario judicial que estaba levantando el acta del juicio que se le sigue a “La Mona” tuvo que escribir a mano todas las incidencias del proceso.
La administración de los juzgados no emitió ninguna explicación del caso, pero se conoce que todas las salas de audiencia están enfrentando problemas similares por falta de energía, y no precisamente porque haya cortes, sino porque el complejo judicial está en proceso de reconstrucción.
Pero volviendo a la acusación, ésta indica que supuestamente “La Mona”, junto a sus hermanos, Donald y Jorge Díaz Vanegas, alias “El Pelón” y “Chico Negro”, respectivamente, asfixió a la víctima con un alambre, luego golpeó con los puños el cuerpo sin vida, después le colocó un saco en la cabeza y lo bajó al cauce de la 14 de Septiembre. Allí lo ocultó con varias ramas e intentó incendiar el cuerpo con plástico, pero la humedad no lo permitió, seguidamente los tres acusados se fueron a la casa de su abuelo como si nada hubiese pasado.
Donald y Jorge Díaz están a la espera de juicio porque fueron capturados antes que “La Mona”, pero como no hubo quórum el 29 de junio, día que iban a ser enjuiciados, ahora enfrentarán juicio junto a su hermano el mismo 16 de octubre, según rola en el expediente 250-07 del Juzgado Octavo Penal.
Arresto domiciliar para presunto acosador
El profesor Ricardo Antonio Meléndez Loáisiga enfrentará el próximo tres de septiembre juicio oral y público por la presunta autoría de acoso sexual en perjuicio de uno de sus alumnos, que ahora tiene 15 años, pero cuando ocurrieron los hechos, en 2005, tenía 13 años.
Durante la audiencia inicial preliminar, la fiscal Carmen Marina Ulmos solicitó la prisión para el imputado, pero como aparentemente Meléndez no compareció a la cita que tenía el 12 de septiembre de 2005 en el Juzgado Sexto Local Penal de Managua, porque no fue debidamente notificado, la judicial decidió decretarle medidas alternas a la prisión.
El imputado tuvo que ser asistido legalmente por un defensor público, porque el privado, Bismarck Alí Rivas, no tuvo intervención de ley porque mediante consulta con la Corte Suprema de Justicia se conoció antes de que empezara la audiencia oral, que está suspendido en el ejercicio de sus funciones.
Según la acusación, el profesor le ofreció dinero y otras regalías a un alumno de 13 años, a cambio de que éste le tocase su órgano viril, y en otro momento aparentemente le preguntó al alumno si tenía vello púbico y el tamaño de su pene.