Sucesos

Sucesos Insólitos


Pandilla de gansos asaltan a estudiantes
Un joven de 23 años fue abordado violentamente por un grupo de gansos que lo arrojaron al piso y le hicieron soltar el celular. Uno de los animales tomó el aparato y huyó, sin que se conozca su paradero.
Sam Rozati, un joven estudiante de último año de jurisprudencia, desconoce el marco legal en el cual se inscribe la agresión de la cual fue víctima: cuatro gansos no sólo lo golpearon sino que además robaron su teléfono celular.
En el “bestial operativo”, los alados concentraron sus ataques en el teléfono empuñado por Rozati, quien tras varios picotazos no pudo hacer más que rendirse y soltarlo. Fue entonces cuando uno de los gansos lo tomó entre su pico y huyó. “Nunca nadie me había asaltado, pero ahora he sido asaltado por un ganso”, manifestó decepcionado Rozati, quien añadió que seguirá haciendo el “camino largo” hasta su casa para no toparse más con sus agresores. Se desconoce la utilidad que le darán los gansos malhechores al teléfono, al cual Rozati no ha parado de llamar desde el día del robo, sin obtener respuesta alguna, probablemente porque está en modalidad silenciosa, como anotó el diario inglés The Sun. El episodio despierta muchas inquietudes y desde ya entra a formar parte del enorme patrimonio de mentiras útiles para la categoría “¿por qué no me llamaste?”, que tanto atormenta a las víctimas de madres preocupadas y novias celosas. Y es que si un gato se puede comer una tarea quién dijo que un ganso no se puede robar un celular.

Bebé obtiene portación de armas
Un bebé con apenas 10 meses de nacido obtuvo una licencia para portar armas, luego de que su padre tramitara ante las autoridades de Illinois el permiso que habilitará al recién nacido a usar la herencia dejada por su abuelo: un rifle de caza. No se trata de una escena de “la pistola desnuda”, a lo sumo habría que llamarlo “la pistola en pañales”. Pese a tener tan sólo 10 meses, Bubba Ludwig está autorizado oficialmente por el estado de Illinois, Estados Unidos, a portar un rifle que su abuelo lo dejó en herencia. El trámite fue realizado por su padre Howard Ludwig, quien debió pagar sólo cinco dólares para obtener un carné de porte de armas donde aparece una foto de Bubba, a quien todavía no le sale el primer diente, junto a un garabato que representa su mejor intento de hacer una firma. Las autoridades negaron que se trate de alguna clase de equivocación y aseguraron que para darle la licencia a Bubba siguieron estrictamente las leyes del Estado de Illinois, considerado uno de los más rigurosos del sistema federal norteamericano. El caso sorprendió a los estadounidenses, que si bien son conscientes de que en su país una persona puede ser muy joven para tomarse una cerveza pero poseer la edad suficiente para ir a la guerra acusan cierta perplejidad al constatar que alguien pueda portar un arma por más que la misma duplique su estatura. Por ahora, Howard Ludwig manifiesta su alegría por el certificado que considera un “buen recuerdo para el álbum familiar” y asegura que el rifle estará fuera del alcance de su hijo hasta que cumpla 14 años. Mientras tanto, seguirá esperando a que Bubba dé sus primeros pasos por sí solo y diga las primeras palabras, aunque no deberá sorprenderse si antes que decir “mamá” opte por un “hasta la vista baby!”.

Mujer con 12 hijos conserva 90-60-90
Una mujer inglesa de 36 años, madre natural de 12 hijos, aseguró que desconoce la fórmula para mantener una silueta de modelo, que incluye un peso de 45 kilos y unas medidas de 90-60-90. “Soy naturalmente delgada”, dijo. Técnicas como Pilates o el Tai-chi-chuan no pueden lograr lo que una buena dosis de sexo sumada a los extenuantes quehaceres domésticos prometen, como lo demostró Joanne Watson, una mujer de Guernsey, Inglaterra, para el escándalo de muchas feministas ortodoxas. Radiante con sus doce hijos, que contrastan con 60 centímetros de cintura y 45 kilos de peso, Joanne está lejos de ser una “ama de casa desesperada” y asegura que ninguno de sus embarazos le produjo un sobrepeso tal que le impidiera lucir los mismos jeans XS que vestía la primera vez que fue a votar. Y es que el ropero de Joanne ha cambiado muy poco en los últimos tiempos, puesto que su figura digna de cualquier pasarela le permite compartir ropa con su hija de 15 años, uno de los pocos problemas que le encuentra a su feliz prole, puesto que en lo único que se parecen a una familia normal es que también en la suya las substracciones de prendas entre mujeres terminan en complicados pleitos. Añadió que pese a su indulgencia con las frituras su peso no ha registrado grandes cambios con el paso de los años y muchos de sus amigos ya la miran con sospecha al ver ante sus ojos una mujer con doce razones de peso para tener la forma ovalada de un luchador de sumo. La nota, registrada por el diario inglés Daily Mail, da poca cuenta del feliz esposo, John Watson, de 41 años, y se desconoce si el placer de encontrarse cada noche con esta Venus de la clase media le haga olvidar las largas horas de trabajo necesarias para llevar a casa las libras esterlinas que hacen falta para alimentar a sus niños.