Sucesos

Sangriento asalto frustrado


Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN

Un asaltante muerto y otro herido, además de un bus rafagueado, son el resultado de un asalto frustrado contra unos 60 usuarios que se trasladaban de Bonanza y Rosita hacia Managua, a las 6:20 de la tarde del miércoles, cerca de la comunidad indígena Fenicia, a unos dos kilómetros sobre la vía Rosita-Siuna, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.
El asaltante pereció después de recibir cuatro disparos, y luego fue identificado como Pánfilo Clarence Dixon, originario de Puerto Cabezas. Mientras, el herido dice llamarse Miguel (u Otilio) Ángel Valle, de 27 años, alias “Pantera”, quien fue baleado en la cadera. Éste reside en el barrio San Luis, de Puerto Cabezas.
Los disparos contra los asaltantes fueron realizados por un joven policía que iba en la puerta del bus M04-27, y con esa riesgosa acción frustró el asalto. La Policía encontró en el lugar un fusil Ak y una escopeta usada por los asaltantes, además de dos mochilas, en cuyo interior había un teléfono celular Samsung, dos cargadores, una gorra “pinta” y una camisa manga larga.
Igualmente se encontraron guantes elásticos blancos y de gamuza roja en ambos extremos de la vía, cinco cartuchos de escopetas, de ellos tres percutados, uno de Ak no usado y más de una docena de cartuchos de pistola nueve milímetros, estos últimos fueron percutados por el policía.
Patrullas del Ejército y la Policía coordinaban acciones en busca de mayores evidencias en los alrededores de la escena del frustrado asalto, y no se descartaba el próximo hallazgo de otro cadáver, pues hay sospechas que otro herido pudo escapar y perecer por falta de atención.
Afortunadamente ninguna persona que viajaba en el bus perdió la vida ni dinero alguno, gracias a la reacción heroica del oficial. Sólo una persona, de nombre Isabel Siles Martínez, quien iba detrás del conductor y se dirigía a la comunidad de Waspuko, fue alcanzada por un perdigón de escopeta en la región frontal izquierda, sin mayor daño.
Silvio Valdivia Castro, un comerciante de Rosita, quien viajaba en el bus, llamó a EL NUEVO DIARIO por la mañana para informarnos del incidente, y aseguró que tras los disparos, los casi 60 usuarios buscaron protección y oraron. El bus amarillo con negro, placas M04-27, propiedad del transportista Fermín Romero Olivero, resultó con 22 orificios de bala y perdigones, todos en la parte frontal, aunque también fue fragmentada la ventanilla del asiento número cuatro.
Al fallecido se le encontró en las bolsas del pantalón 35 proyectiles de fusil AK, así como una serie de documentos con nombres y números de teléfonos. En cuanto al herido, éste permanecía internado en el Centro de Salud de la ciudad de Rosita, y es probable que sea trasladado al hospital público de Bilwi, ya que urge atención especializada, dado que el disparo que lo alcanzó, le penetró por el glúteo derecho y le salió por la pierna, causándole fracturas en el hueso.

Cuñado del azote de los narcos
La Policía cree que el herido se llama Miguel Ángel Valle, alias “Pantera”, y lo califican como un tipo de alta peligrosidad, al punto de que había sido circulado en el norte del país supuestamente por integrar una banda de asaltantes que jefeaba su cuñado, Pedro García, cuya modalidad era despojar de droga y dinero a narcotraficantes en alta mar.
Valle tiene una seña de cuchillada en el lado izquierdo del cuello y entrecerrado el ojo del mismo lado. Negaba cualquier participación en el atraco frustrado e intentaba usar la coartada de que fue herido cuando pasaba con una muchacha en medio de la balacera, sin embargo, en el lugar nadie fue visto, más que los delincuentes, además el policía que los enfrentó lo reconoció.