Sucesos

La muerte de un valiente


Francisco Mendoza

MATAGALPA

A consecuencia de un disparo en la sien derecha falleció el ciudadano Etanislao Lúquez Ordóñez, de 29 años, quien defendió a una joven que estaba a punto de ser violada por quien sería el autor del crimen, pero su valiente acción le costó la vida.
Este hecho se registró en la finca La Perla, ubicada en la comarca Likia Arriba, municipio de Matiguás, cuando el ahora occiso encontró al sujeto Roberto Carlos Oporta Poveda, quien intentaba violar a la joven Melania Jamileth González Sánchez, de 25 años, por lo que sin pensarlo dos veces entró en su defensa sin imaginarse que ese gesto humanitario le costaría la vida.
La Policía asegura que cuando Roberto Carlos vio que su plan de someter a la joven a sus aberrados instintos sexuales se diluía, por la intervención de Lúquez Ordóñez, aseguró que con el entremetido se iba a desquitar, y acto seguido sacó un revólver 357 y lo disparó en contra del hombre que había defendido a la mujer. El proyectil impactó en la sien derecha de Etanislao, que estaba desarmado a la hora del crimen. El infortunado murió de forma instantánea, y su asesino se dio a la fuga.
Una patrulla de la Policía Nacional se dirigió al lugar del hecho para realizar las investigaciones correspondientes y tratar de dar con el paradero de Roberto Carlos, quien ahora está acusado por dos delitos: tentativa de violación y homicidio.

Perece alcohólico
Asimismo, se conoció que por intoxicación alcohólica perdió la vida el ciudadano José Antonio Geleano Delgado, de 41 años, quien era tomador consuetudinario, y en los últimos días se había dedicado adorar al dios Baco, quien al final se lo llevó de este mundo.
El cuerpo de José Antonio fue encontrado frente al bar y restaurante El Vic-Pay, ubicado de la esquina norte del Parque Darío, 30 varas al este, por lo que la Policía, después de recibir una llamada telefónica del ciudadano Pedro José Galeano, se presentó al lugar en compañía del médico forense, quien determinó que este falleció por intoxicación alcohólica.
Sobre la muerte de este adorador del dios Baco, pero que también fue un buen mecánico de transporte pesado, la Policía está realizando una serie de investigaciones, debido a que se rumora que cuando los agentes se presentaron al lugar éste tenía dos horas de muerto, pero horas antes este recibió una pana de agua helada que le lanzaron cuando se encontraba dormido, lo que según conocedores del vicio, le apuró la muerte, por lo que las averiguaciones continúan para determinar quien fue la persona que hizo tal cosa.