Sucesos

Doble tragedia de jóvenes pescadores

* Se durmieron para esperar llenar sus redes, mientras una cisterna se aparcó en la playa, a la espera de recibir el combustible venezolano * Dos murieron aplastados y el tercero quedó con lesiones graves, en un acto provocado por su imprudencia

Róger Olivas

CORINTO, CHINANDEGA

Dos adolescentes murieron de forma instantánea y otro resultó gravemente herido, al ser aplastados por las llantas delanteras de la cisterna Mack, blanca, placas M072677, de 40 pies de largo, que halaba el cabezal placas CH613, conducido por Luis Antonio Ríos Grijalva, originario de Managua, empleado de la empresa Armol, quien iba a transportar combustible venezolano de la planta de Petronic de este puerto hacia una planta generadora de energía eléctrica en Managua.
El subcomisionado Carlos Hernández, jefe de la Policía de Corinto, informó a EL NUEVO DIARIO que el percance ocurrió a la una y quince minutos de la madrugada del martes último, cuando los pescadores Erasmo Mauricio Esquivel Ochoa, de 15 años; Moisés Abimael Vivas Castillo, de 13, y Francisco Javier Maradiaga García, de 17 años, originarios del barrio El Playón, dormían arropados con una sábana a la orilla del estero conocido como “El Hangar”, detrás de los depósitos de combustible de Petronic.
El oficial aseguró que el conductor maniobró para estacionarse a cargar combustible, y debido a la oscuridad no se percató de que estaban los tres muchachos, dos de los cuales murieron, y el tercero se encuentra grave en el Hospital España, de Chinandega.
“Es un lugar adonde únicamente ingresan las cisternas para cargar combustible, el chofer declaró que sintió un obstáculo, y detuvo la marcha, cuando escuchó el lamento de uno de los adolescentes”, afirmó el jefe policial.
El subcomisionado Hernández dijo que el conductor está detenido por su hasta ahora presunta autoría en homicidio culposo, y el caso fue remitido a la Dirección de Tránsito de Chinandega, que elaborará el expediente y lo enviará a la orden de la Fiscalía y Juzgado Local de Corinto.

Fue una imprudencia
El joven José Alberto Ochoa Jirón relató que su hermano, Erasmo Mauricio, junto a sus dos amigos, había lanzando la red para pescar, pero al paso de la noche decidieron dormir, y aparentemente estaban demasiados cansados, porque no escucharon el ruido del automotor.
Por su parte, Mauricio José Grádiz declaró que los tres jóvenes pescaban todos los días y abastecían el acopio de mariscos propiedad de Sandra Luisa Valle.
Mientras tanto, Perla Martínez Ochoa afirmó que su hermano, Erasmo Mauricio Esquivel Ochoa, era originario del municipio de San Juan de Cinco Pinos, y había llegado a Corinto hace cuatro meses.
Pastora García, madre de Francisco Javier Maradiaga García, quien resultó con graves lesiones en el cuerpo, expresó que éste salió a las cinco de la tarde del lunes junto a sus dos amigos, y, a su juicio, cometieron una imprudencia porque no llegaron a sus viviendas a descansar.
Omar Palacios, responsable de la planta de Petronic en Corinto, aseguró que un grupo de celadores redoblará la vigilancia en el estacionamiento de cisternas para evitar otros accidentes mortales.
Además, orientarán a los pescadores no pernoctar en ese lugar, propondrán a la alcaldía del puerto el cierre de la calle que conduce hasta el estero; posiblemente colocarán reflectores, y designarán a una persona para que oriente a los conductores cuando retrocedan, entre otras medidas.