Sucesos

Igual condena, pero homicida sigue sin aparecer

* Lo irónico es que el resultado del segundo juicio fue el mismo del primero, pero esta vez el reo “se hizo humo”, aprovechando el beneficio judicial

Máximo Rugama

ESTELÍ
Contrario a lo que la familia agraviada esperaba, una condena de 25 años de cárcel, la juez de Distrito Penal de Juicio, Sandra Liseth Córdoba Lazo, impuso una pena de 17 años de presidio al individuo Edwin Antonio Aguilar Guevara, quien está prófugo de la justicia.
El condenado por segunda ocasión fue encontrado culpable de haber estrangulado a la joven madre Marjurie Sara Zeledón Rodríguez. A la lectura de la sentencia no asistieron los señores Madalina Guevara y Andrés Aguilar, padres del autor del crimen, tampoco la defensora pública Marta Giselle Ocón Prado.
En la audiencia especial sí estuvieron presentes la doctora Maricela Pichardo Castillo, quien llevó la parte acusadora en representación del Estado, y la señora Gladys Emigdia Zeledón Herrera, madre de Marjurie Sara, quien fue estrangulada por Edwin Antonio Aguilar Guevara entre las diez y las doce de la noche del 13 de junio de 2006.
Marjurie Sara, quien vivía en una casa ubicada en el barrio “Oscar Gámez”, propiedad de su abuela materna, Vilma Herrera, dejó en la orfandad a dos niños, uno de cuatro y el otro de seis años.
Varios parientes de la joven asesinada se manifestaron insatisfechos con la pena impuesta por la judicial Córdoba a Edwin Antonio, ya que éste hasta se fugó, quebrantando así una medida judicial a través de la cual podía movilizarse por todo el municipio de Estelí.

El beneficio que lo dejó libre
Luego que los magistrados del Tribunal Regional de Apelaciones de Estelí, presidido por la licenciada Blanca Zobeyda Espinoza, dieron lugar a un recurso presentado por la defensora pública Marta Giselle Ocón Prado, a través del cual solicitó la anulación del primer juicio contra Edwin Antonio Aguilar, éste fue beneficiado con libertad condicional y podía movilizarse por todo el municipio de Estelí.
Tal juicio fue anulado porque supuestamente a la juez titular de Distrito de Juicio, doctora Elizabeth Corea, se le fue por alto nombrar al sexto miembro del tribunal de jurado, quien hace de suplente de cualquier ciudadano que cumple esa responsabilidad en caso de darse un hecho fortuito.
Una vez que fue nombrada como juez suplente de Distrito Penal de Juicio, la doctora Sandra Liseth Córdoba González programó la realización del juicio oral y público por segunda vez en contra de Aguilar, para el 13 de abril.
En aquella fecha, el juicio fue suspendido a eso de las ocho de la noche, porque varios testigos por fuerza mayor no comparecieron, por ello la juez Córdoba ordenó su continuación para el 20 de abril. Esos días fueron aprovechados por Edwin Antonio Aguilar para supuestamente huir del país.
Desde el 19 de abril Aguilar incumplió con una medida judicial de presentación a las ocho y media de la mañana y a las cuatro de la tarde, por lo que con la ausencia del reo, continuó el juicio, en el que por segunda ocasión fue encontrado culpable por el delito de parricidio, pero por las características con que el autor cometió el crimen, las autoridades tipificaron el delito como asesinato.
Por su parte, la madre de la fallecida reaccionó airada al conocer que al autor de tal delito la juez suplente de Distrito Penal de Juicio sólo le aplicó 17 años de cárcel y no 25, tal y como ella lo había solicitado junto al Ministerio Público.
“Ese tipo anda prófugo, y la muerte de mi hija, si no aparece, va a quedar en la impunidad”, dijo sollozando amargamente la progenitora.
Como a las partes, tanto acusadora como defensora, se les previno que podían hacer uso del derecho de apelación de acuerdo a la ley, la doctora Maricela Pichardo Castillo, Fiscal que representó a la familia de Marjurie Sara, señaló que van a analizar debidamente la resolución emitida por la judicial para introducir un recurso de apelación sobre la pena impuesta a Edwin Antonio Aguilar.

Madre debe pagar fianza
Pichardo Castillo sentenció que el Ministerio Público en todo momento ha solicitado a la judicial que haga cumplir el pago de la fianza por veinte mil córdobas a la madre de Edwin Antonio, Madalina Guevara, ya que su hijo incumplió con las medidas que lo beneficiaban con libertad condicional y se fugó.
Por ello, la señora Guevara se presentó al juzgado para hacer efectiva la misma, por lo que según Pichardo, la doctora Córdoba le entregó el número de la cuenta bancaria a nombre de la Corte Suprema de Justicia, para que fuera a pagar en la sucursal del Banpro. Luego deberá de presentar la minuta de depósito para adjuntar la misma al expediente judicial.
La Fiscal también señaló que ya realizaron las gestiones para enviar los documentos precisos al jefe de la División de la Interpol, para que circulen a Edwin Antonio Aguilar Guevara por América Central, España y los Estados Unidos, a fin de que lo capturen donde y como se encuentre, para luego remitirlo al Sistema Penitenciario Regional “Puertas de la Esperanza”.