Sucesos

En tiempo récord esclarecen crimen de Altamira

* Dictamen forense confirmó que el dueño del bar “El Terracota” murió estrangulado

Tania Sirias

En menos de 24 horas se esclareció la muerte del ciudadano Marvin José Martínez Hernández, de 43 años, dueño del bar “ El Terracota”.
Las investigaciones de la policía del Distrito Cinco confirmaron que el principal sospechoso del homicidio es Jimmy Murillo Castro, de 25 años, quien acabó con la vida de Martínez, al que asfixió y pateó.
El comisionado Olivio Salguera, segundo jefe del Distrito Cinco, comentó que una pieza clave en esta investigación fue el vigilante Vidal de Jesús García López, de 18 años, que fue quien vio por última vez con vida a Martínez.
Relató que en la madrugada del sábado, Marvin Martínez le dijo que se fuera a dar una vuelta porque iba a recibir unas visitas. García le dijo que no se podía ir porque no había terminado su turno, sin embargo, el dueño del bar le contestó que él era el jefe y que le hiciera caso.
El único que se quedó en “ El Terracota” fue el jefe de meseros, Jimmy Murillo, tomando con Martínez. El vigilante regresó a eso de las cuatro de la madrugada, y encontró las luces del bar encendidas, por lo que revisó las instalaciones y se topó con el cuerpo sin vida de Martínez en uno de los baños, lo que de inmediato avisó a la Policía.
Pelearon por asuntos laborales
En las declaraciones que dio Murillo en el Distrito Cinco, comentó que la riña se produjo por asuntos laborales, ya que su jefe le reclamó y comenzaron a darse de golpes, sin embargo, no precisó sobre los detalles del reclamo que lo motivó a matarlo.
El informe preliminar del Instituto de Medicina Legal, realizado por la doctora Ernestina Cuadra, concluyó que la causa del deceso fue asfixia mecánica, muerte por estrangulación.
A Murillo, responsable de meseros, también se le ocupó una computadora portátil Sony con su batería, un bolso negro con documentos varios, un mouse inalámbrico, una memoria, cable USV integrado, el cual pertenecían a Martínez.
El caso pasará al Ministerio Público donde se tipificará el delito y la pena que cumplirá Murillo en caso de que se compruebe su culpabilidad. El autor fue detenido cerca de su casa, en el kilómetro 11 y medio de la carretera a Masaya.
El hecho ocurrió de donde fue la Vicky, en Altamira, una cuadra abajo, media al sur.