Sucesos

Horrendo crimen de campesino

* La víctima fue reducida de cuatro machetazos y ocho puñaladas * Policía investiga si el difunto tenía vínculo con el abigeo

Francisco Mendoza

MATIGUÁS, MATAGALPA
Un campesino fue asesinado de cuatro machetazos y ocho puñaladas en diferentes partes del cuerpo, las que le expusieron las vísceras, en la comarca de San José de las Mulas, a unos 40 kilómetros al Norte del poblado de Matiguás.
Santo Luis Aráuz López, de 35 años, habitaba en la comarca antes mencionada, hasta donde llegaron los hermanos José Ariel, Marvin y Francisco Orozco González, de 18, 24 y 29 años, respectivamente, originarios de la comarca de Jucuapa abajo, del municipio de Matagalpa, para asesinar de manera atroz al campesino, quien no tuvo tiempo de defenderse.
Doña María Salomé Palma González aseguró que los tres asesinos llegaron a la vivienda de Aráuz López, y sin cruzar palabra alguna con la víctima, lo agarraron a machetazos, y cuando estaba en el suelo lo agarraron a puñaladas hasta sacarle las vísceras y dejarlo muerto en un charco de sangre.
Luego se marcharon del lugar, pero fueron reconocidos por los que se encontraban en la vivienda, lo que facilitó la captura de los tres hermanos asesinos, que pasarán a manos del Ministerio Público para que paguen por el delito cometido.
Capturan a hermanos sanguinarios
El capitán Arnulfo Rocha Mora, jefe de la Policía de Matiguás, aseguró que al conocer del crimen se dirigió al lugar del asesinato para dirigir las investigaciones, lo que permitió la pronta captura de los criminales, quienes estaban siendo buscados por las autoridades policiales por otro asesinato cometido en el municipio de departamento de Matagalpa.
La Policía aseguró que el crimen fue una pasada de cuentas, debido a que se rumoraba que la víctima se dedicaba al abigeato, por lo que se investiga si detrás de este crimen hay un autor intelectual, porque no se descarta que los hermanos hayan sido contratados para asesinar a Santos Luis.
Se conoció que los hermanos Orozco tenían poco tiempo de haber llegado de San José de las Mulas, donde habían logrado conseguir empleo en una de las haciendas ganaderas del lugar, pero nadie sabía que andaban huyendo por crímenes cometidos en otras zonas, y el objetivo principal era conocer los movimientos Santos Luis Aráuz López para luego asesinarlo.
La Policía ocupó a los capturados el machete y el cuchillo que supuestamente utilizaron en el crimen, así como la ropa que andaban puesta a la hora del asesinato.