Sucesos

Otra jovencita que se envenena

T En lo que va del año, suman once los suicidios en Nueva Segovia T Dos muchachas más se quitaron la vida de la misma forma en Chontales

Leoncio Vanegas

QUILALÍ, NUEVA SEGOVIA
La adolescente Tania Yahosca Chavarría Pinel, de 14 años, falleció cuando era trasladada de emergencia al Centro de Salud de esta cabecera municipal. Presuntamente, la jovencita tomó la fatal determinación de renunciar a la vida el último lunes, ingiriendo una porción de pastillas Gastoxin, que los campesinos utilizan para matar polillas en los frijoles almacenados.
Su madre, que había retornado de un viaje a la localidad Jícaro, dijo a la Policía que cuando llegó a su casa --en la comarca de La Pita del Jobo-- vio que la niña vomitaba y estaba muy pálida. Sospechó del envenenamiento cuando unos pollos picaron lo que la menor expulsaba, y a los minutos también murieron.
Fenómeno es inquietante
El comisionado Héctor Zelaya Zelaya, jefe policial en el departamento, dijo que se investigan las causas del fallecimiento, y para ello han enviado muestras líquidas y hemáticas para un análisis toxicológico en Managua.
Hasta el momento, los familiares sólo saben que la adolescente era cortejada por otro jovencito, pero consideran prematuro vincular su fatal decisión con una decepción amorosa.
En lo que va del año, se registran once suicidios; los municipios de Jalapa y Quilalí son los más afectados. El fenómeno ya es una preocupación de las autoridades sanitarias y de la población.
Tanto personal de psicología como de psiquiatría, trabajo social y líderes religiosos han acudido a radios locales para orientar a los adultos y a los jóvenes a combatir la depresión y a amar la vida.
En esta misma semana, otras dos adolescentes se privaron de la existencia, pero en el departamento de Chontales, también por la vía del envenenamiento, una supuestamente por razones amorosas y la otra, por no poder superar su bajo rendimiento escolar.