Sucesos

Joven aferrado a la vida y supuesto agresor en libertad

* Policía no tuvo pruebas para acusar a “El Tarta”

Ernesto García

Burlando los pronósticos médicos que no le daban vida más allá de la noche del lunes, Wilfredo José Urbina Hernández, de 20 años, sobrevive a la herida de bala que el domingo le infligió el sujeto apodado “El Tarta”, al dispararle en el cuello.
“Los médicos me dijeron que no lo pueden operar para sacarle la bala, porque tiene inflamada la médula”, aseguró Socorro Hernández, madre de Wilfredo.
El incidente ocurrió cuando Urbina y sus amigos presenciaban una vigilia evangélica en el asentamiento “Vistas del Xolotlán”, hasta donde llegaron “Los Gárgolas”, con sed de sangre.
Socorro Hernández se mostró preocupada porque el sospechoso fue liberado por la Policía del Distrito Seis, pues para ella éste es el responsable de lo ocurrido al joven. “La Policía dijo que no había pruebas contra ‘El Tarta’ y que como nosotros no habíamos llevado el dictamen forense que demostrara el estado de mi hijo no podían hacer nada”, se queja la madre.
Aunque ayer el estado de salud de Urbina era estable, su condición sigue siendo grave, porque únicamente abrió los ojos, pero todavía no puede hablar, dijo otro familiar que lo asiste.