Sucesos

Patada de garañón le destroza cabeza

* Mortal incidente ocurrió cuando la víctima intentó separar a furiosos corceles que peleaban

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
La confianza que se tenía a sí mismo para dominar equinos le provocó la muerte a Enrique Oporta Martínez, de 20 años, quien perdió la vida al resultar con la región occipital desbaratada y con la cabeza virada, a causa de una fuerte patada asestada por un brioso garañón.
El lamentable hecho ocurrió luego que el joven infortunado se acercó con toda confianza a dos indomables corceles --uno negro y el otro bayo--, los que se enfrentaban ferozmente y pretendía separarlos con las manos, cuando fue alcanzado por una mortal patada del garañón bayo, que le impactó en la cabeza, la que casi destrozó por completo.
Familiares y vecinos que intentaron auxiliar a Enrique Oporta no pudieron hacer nada, porque al levantarlo, ya estaba sin vida, por lo que su muerte fue de forma instantánea.
El indomable equino que le propinó la patada a la víctima pertenece a un vecino, pero no habrá cargos contra éste, y por supuesto, tampoco contra el animal, ya que la tragedia se considera un accidente, informaron los familiares.
El fatal hecho se registró en el patio de la propiedad familiar del joven infortunado, localizada en la zona llamada Carpatos, 30 kilómetros al noreste del municipio de Rosita, Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).