Sucesos

Baleado por ingresar al hogar “Divino Niño”


Ernesto García

“A la tercera es la vencida”. Esta frase, repetida por generaciones, la hizo realidad el vigilante del Hogar de Protección para Infantes “Divino Niño”, al balear a Uriel de Jesús Vílchez Araica, de 19 años.
Vílchez, un supuesto delincuente del barrio “Ayapal”, cercano al “7 Sur” y al “Divino Niño”, fue herido de bala por el celador del centro en mención, cuando junto a otros dos sujetos intentaba robar por tercera vez. De los tres disparos hechos por el vigilante con una pistola al supuesto ratero, dos le impactaron en la pierna izquierda y otro en el talón del mismo lado.
La captura de Uriel de Jesús Vílchez se produjo cuando el policía que está en la entrada a la Sala de Emergencias del Hospital “Lenín Fonseca” fue alertado de que el sospechoso estaba huyendo en un taxi, después de ser atendido por los médicos.
Vílchez dijo a los periodistas que él no tiene nada que ver con los robos al “Divino Niño”, acusando de los mismos a los sujetos apodados “Adoquín” y “El Chirizo”. Según el presunto delincuente, al ser baleado por el vigilante él estaba cortando mangos en un árbol de una casa vecina al centro de protección infantil, que está en el kilómetro siete de la Carretera Sur. “Yo andaba cortando mangos en una casa vecina, donde me dieron permiso para subirme al árbol”, aseguró Vílchez, mientras era asistido por personal de enfermería de ese hospital. De acuerdo con la denuncia presentada por las autoridades del “Divino Niño”, el martes de la semana anterior este joven se robó más de mil córdobas de una de las oficinas.