Sucesos

Dos jovencitas mueren envenenadas

* Una supuestamente se suicidó porque tenía bajo rendimiento escolar; y la otra, por un desengaño amoroso

Yelba Tablada

JUIGALPA, CHONTALES
En la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital de Juigalpa expiraron las jovencitas Nora Arely Báez, de 14 años, y Bianca Angulo Mayorga, de 15 años, quienes ingirieron dos poderosos venenos por causas aún desconocidas.
Nora Arely ingresó de urgencia al Hospital Asunción, procedente de Nueva Guinea, donde habitaba. Según sus familiares, en un momento inesperado la muchacha penetró a su cuarto y se tomó una dosis del insecticida MTD.
Sobre el suicidio de la joven Báez las circunstancias no están claras, pero en las calles de aquel municipio de Zelaya Central se comentó que tomó esa fatal decisión porque llevaba un bajo rendimiento en sus estudios.
Posteriormente, el personal médico de emergencia del Hospital Asunción se activó de nuevo, cuando llegó en estado crítico de salud la adolescente Bianca Angulo Mayorga, tras ingerir una pastilla para curar frijoles, después que supuestamente vio a su prometido del brazo de otra mujer, caminando por las angostas calles del poblado de La Batea, en Muelle de los Bueyes.
Los médicos del centro asistencial de referencia regional pusieron en práctica sus conocimientos para tratar de salvarle la vida a estas pacientes, pero en horario distinto las jovencitas se rindieron a la muerte.
Estos suicidios, registrados en Zelaya Central, preocupan a las autoridades de salud y policiales, quienes anunciaron el desarrollo de actividades con la población juvenil del departamento, con el propósito de elevarles a los jóvenes el autoestima.