Sucesos

Un asesinato por otro en comunidad del río Coco

* Un nica fue emboscado y ultimado por hondureño, pero sus familiares de inmediato se vengaron y aniquilaron al hechor

Especial para END
Los habitantes de las comunidades del río Coco, históricamente aislados o incomunicados, o bien abandonados por las autoridades, siguen resolviendo sus diferencias mediante la “Ley del Talión”, tal como lo indica el último doble asesinato ocurrido en una zona que le corresponde al extenso departamento de Jinotega.
La Policía Nacional investiga el crimen del que fue víctima el nicaragüense Julio Chávez, de 32 años, quien falleció a consecuencia de un disparo en la cabeza, en una emboscada que supuestamente le tendió el hondureño Melvin Pasos, de 20 años, por rencillas personales, el Sábado de Gloria, según reporte enviado vía radio y que recibió la delegación del Cepad en Jinotega.
Pero el hecho de sangre va más allá, pues la Policía también recibió informes que apuntan que los familiares de Chávez, residentes en la comunidad de Asquiguas, de Yaculpinia, en las ribera del río Coco, al norte de Wiwilí, Jinotega, persiguieron al autor del disparo y le dieron muerte con arma blanca, según lo testificó el joven Máximo Peralta, del Comité Juvenil de la comunidad.
La Comisión de Paz del Cepad en Wiwilí llamó a las autoridades policiales a ejercer más vigilancia en la zona fronteriza con Honduras, porque los nicaragüenses se quejan de que son amenazados por hondureños por razones variadas, como enemistad, posesión de tierras o propiedades, etc.