Sucesos

Diez decesos en Nueva Segovia

* En un vuelco murió el menor Carlos Mario Vásquez Herrera, de nueve años, oriundo del barrio “Juan Alberto Rodríguez”, de Quilalí

Leoncio Vanegas

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

La Semana Santa fue marcada por al menos nueve muertes violentas que enlutó a igual número de familias neosegovianas. Cuatro fallecieron en accidentes, dos por homicidios, un parricidio, dos por ahogamiento y un suicidio.
Entre los violentos accidentes, la policía reportó la muerte de la niña Arelys Auxiliadora Gómez, de seis años, y de su padre, Margarito Gómez López, de 25, tras ser embestidos por el cabezal Internacional con rastra, color azul-blanco, placas hondureñas AAA1439, conducido por el hondureño Heriberto Mejía Meza, de 43, que viajaba con dirección norte-sur el Domingo de Ramos.
En un vuelco también murió el menor Carlos Mario Vásquez Herrera, de nueve años, oriundo del barrio “Juan Alberto Rodríguez”, de Quilalí. La camioneta Toyota, color rojo, placas ES 00452, manejada por Augusto Blandón López, de 56, después que retornaba de un paseo por una comarca se precipitó a un abismo de unos 70 metros; otros 15 resultaron lesionados, de los que cinco fueron internados en el Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de la cabecera departamental.
El martes, en Ocotal, Francisco Lenín Cuadra Muñoz, de 25 años, murió en el hospital de esta ciudad, después que fuese baleado en el abdomen, a manos presuntamente de Carlos José Flores, de 30. En la reyerta, ocurrida en las cercanías de la gasolinera Shell Ramos, Pedro Antonio Aguirre Moncada, de 22, resulto con lesión de bala en el tobillo del pie izquierdo.
En la madrugada del miércoles, en la comarca Las Uvas, del municipio de Jalapa, Ubence Maradiaga Cárcamo, de 31 años, fue muerto de un balazo en la tetilla izquierda. Su amigo, Magdaleno Ramos González, de 29, también recibió otra bala en la zona torácica, por lo que está hospitalizado en Managua.
El autor de los disparos, José Alejandro Casco Rodríguez, de 36, propietario de un expendio de licor, se presentó a la policía local, para informar que había disparado a dos sujetos que intentaron forzar una ventana para robarle.
En la medianoche del miércoles, Daniel Merlo, de 25 años, fue muerto de un balazo en la cabeza, en la comarca Aranjuez, de San Fernando. La Policía capturó a Ada Iris Rugada, de 29 --cónyuge del ahora occiso--, como sospechosa de los tres disparos, de los cuales uno segó la vida del joven.
El martes, la Policía reportó el suicidio por ahorcamiento de Dimas Roberto Castillo Hernández, de 23, oriundo del barrio “Luis Vílchez”, de Quilalí.