Sucesos

Menos ahogados en la Semana Mayor


Heberto Jarquín

Bluefields/ RAAS

Al menos diez personas de diferentes partes del país perdieron la vida por sumersión en la celebración de la Semana Santa.
Los dos primeros decesos se produjeron en La Cruz de Río Grande, en cuyo balneario fueron localizados el viernes los cadáveres de Samuel Jarquín, de edad desconocida, y Rufino Obando, de 25 años.
La divulgadora de la Policía de la RAAS, inspectora Lorena Rosales, informó que un dictamen médico reveló que ambos murieron por ahogamiento hace tres días.
Mientras que en el balneario “Justo Granja”, de Bluefields, pereció ahogado la mañana del sábado el niño José Dans Reyes ,de 12 años. Un socorrista de la Cruz Roja, que omitió su nombre, dijo que el pequeño se sumergió en el agua a las diez de la mañana y por la poca visibilidad fue encontrado a la una de la tarde del mismo día.
A pesar de contar con pocos recursos, la filial de la Cruz Roja realizó una ardua labor en los balnearios de Bluefields y en el puerto El Bluff. El divulgador de esa institución benemérita en la RAAS, Joel Sáenz, elogió el esfuerzo de los socorristas que atendieron a varias personas lesionadas con objetos cortopunzantes.
El jefe de la policía de Laguna de Perlas dijo que en ese municipio la institución del orden público asumió la atención y socorro de los veraneantes que llegaron de diversos lugares del país y que afortunadamente no se produjeron hechos lamentables.

Otro en El Rama
De forma preliminar la Cruz Roja Nicaragüense y la Policía Nacional informaron que Santos Samuel Báez León, de 17 años, habitante del barrio Ciudadela de la Esperanza, pereció por sumergimiento la tarde del jueves en el balneario El Recreo, en el río Mico, situado en la parte oeste de El Rama.
Según declaraciones de algunos bañistas, el adolescente se sumergió en una parte honda y no volvió a salir a la superficie, por lo que los socorristas intentaron rescatarlo pero por lo profundo y lo sucio del agua no fue posible salvarlo. Sin embargo, fue hasta las diez de la mañana del viernes que las aguas expulsaron el cadáver y la Policía Nacional hizo entrega a sus familiares.

También en León
El joven Juan Francisco Valle González, de 24 años, se ahogó el pasado jueves Santo en El Tránsito, balneario localizado en el departamento de León.
La víctima llegó a departir con los familiares que le acompañaban, pero al ingresar al mar fue arrastrado por una ola. Sin embargo, socorristas de la Cruz Roja Nicaragüense rescataron el cadáver del joven el viernes por la mañana.
Según cuenta su abuela, Carmen González, Juan Francisco estaba sobre unas rocas cuando la corriente del mar lo arrastró.
El joven era oriundo de la capital y trabajaba administrando los buses de la ruta urbana 162. Además deja huérfanos a dos pequeños.

Muere ahogado en Jinotega
Mientras que en el sector conocido como la desembocadura de Tomayunca perdió la vida por sumersión el ciudadano Carlos José Valles, de 22 años, cuyo cuerpo fue rescatado en estado de descomposición. También por sumersión falleció el ciudadano Darling Jirón Barahona, quien en completo estado de ebriedad se lanzó al Río Coco en el sector de Wiwilí, de donde ya no salió con vida, a pesar del esfuerzo de sus compañeros por rescatarlo.
En tanto, en Nueva Segovia se ahogó Darwin Barahona Molina, de 21 años, quien después de ingerir licor se lanzó a la poza Piedra Larga, del municipio de Wiwilí, donde su embriaguez le impidió nadar.
Asimismo, el subcomisionado Ramón Castillo Lira, jefe policial en Jalapa, informó de la muerte del señor Eduardo Lara Suazo, de 51 años. El infortunado perdió la vida el Jueves Santo, al lanzarse en una laguna de aguas termales situada en el lado hondureño, en el municipio de Trojes. Allí impactó la cabeza en unas gradas de concreto que bajan a la poza.

Adolescente muere en Xiloá
En la Laguna Xiloá en horas de la tarde del viernes, Henry González, de 17 años, perdió la vida cuando llegó a dicho balneario a darse un chapuzón en compañía de sus amigos.
Según el informe preliminar de la Policía de Ciudad Sandino, el adolescente residía del Ministerio del Trabajo (Mitrab), tres cuadras al sur, tres cuadras al oeste. El cuerpo sin vida fue hallado del bar Los Encuentros 300 metros al norte.

(Con la colaboración de: Matilde Córdobas, Francisco Mendoza, Leoncio Vanegas)