Sucesos

Tres homicidios en Las Minas


Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
Una vez más la violencia dejó luto y dolor durante los días de Semana Santa en Las Minas, en el Caribe Nicaragüense, donde en circunstancias distintas tres personas perdieron la vida.
Una de los casos se registró cerca del Puente Guaba, en el caserío El Ocote, localizado a unos 25 kilómetros sobre el camino Siuna-Waslala, lugar donde Alejandro Hernández Soza, de 28 años, fue ultimado de un disparo en el costado izquierdo, supuestamente realizado por Francisco Blandón Laguna, de 36 años, por problemas personales con la víctima.
La policía ha capturado al señalado autor, al que se le ocupó un revólver calibre 22, y con el que se supone le segó la vida al infortunado antes mencionado.

Tirado y semidecapitado
El vocero policial en Las Minas, teniente Fidel Roque Cantillano, aseguró el Sábado de Gloria que el detenido es confeso de ser el único responsable de este crimen y declaró que lo mató por supuestas provocaciones y amenazas de muerte que de forma constante profería el difunto.
Por otro lado, en Prinzapolka, en El Naranjal, de la comunidad Apaunta, Cristino Sánchez López, de 39 años, perdió la vida al ser alcanzado por dos disparos que le impactaran en el abdomen y región frontal, además de un machetazo asestado en la nuca, que por poco lo decapita.
Omar Dávila Ruiz, de 24 años, es el presunto autor del espeluznante crimen, suscitado el Jueves Santo, el cual, se originó por una supuesta macabra confesión, seguida de intimidación y reto a duelo, que hiciera la víctima al victimario.
Dávila es cuñado del fallecido y se supo que este último, durante una discusión y en tono fuerte, le confesó haber matado a una mujer hace más de un año en el lugar, y que también lo podía matar a él.
Las investigaciones policiales señalan que los dos hombres pactaron un duelo, pero el victimario se adelantó con un revólver de calibre desconocido y con un filoso machete, para quitarle la vida a su cuñado.
El homicida huyó del lugar y aún no ha sido capturado, indicó la policía de la zona.

Otro macheteado en el cuello
Mientras tanto, en medio del camino de la comarca Buena Aventura, treinta kilómetros al noreste de Rosita, fue encontrado muerto Leonardo Sovalbarro Maldonado, de 55 años, al que elementos aún desconocidos asesinaron de dos filazos de machete, uno en el cuello y el otro en la mejilla izquierda.
La víctima desde hace años en la zona se dedicaba a vender pastillas y ropa usada. El robo parece ser el móvil del crimen en el que al menos dos individuos pudieron participar, de acuerdo con las investigaciones policiales.
Sovalbarro pudo ser asesinado entre las ocho y ocho y media de la mañana del Sábado de Gloria. En la escena del crimen se encontró una cutacha con un machete mediano --aparentemente no utilizado--, una gorra azul, un reloj y un caballo café con blanco, pertenecientes a la víctima, indicó su hijo Daniel Sovalbarro Mairena.
Oculto en la esterilla de la montadura se encontraron siete mil 700 córdobas y un saco anudado con el producto que ofrecía el ahora difunto, fue hallado a unos 50 metros del cuerpo sin vida, presumiéndose que los criminales buscaban dinero.
El equipo de investigadores policiales se encuentran en el lugar en busca de pistas para dar con los autores de tal salvaje crimen.