Sucesos

Tres muertos en vías de Nueva Segovia

* Dos de los fallecidos son niños y uno, el padre de una menor que se lanzó al centro de la vía en un esfuerzo inútil por evitar el impacto de un furgón

Leoncio Vanegas

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

La semana mayor en este departamento despuntó con 15 lesionados y tres personas muertas en accidentes de tránsito, dos por atropellamiento en la Carretera Panamericana, entre esta ciudad y Las Manos, y una tercera por vuelco en el municipio de Quilalí.
Estos hechos sangrientos, que han elevado la alerta entre los 265 policías dispersos por las principales carreteras y balnearios para garantizar una pacífica jornada popular 2007, nombre con que ha designado el gobierno a lo antes llamado Plan Verano.
La niña Arelys Auxiliadora Gómez, de seis años, fue una de las primeras víctimas del atardecer del domingo último, al ser embestida por el cabezal Internacional, con rastra, azul-blanco, placas hondureñas AAA1439 y conducido por el hondureño Heriberto Mejía Meza, de 43 años, que en bajada procedía del paso fronterizo Las Manos con dirección a Ocotal.

Imprudencia infantil
La menor cruzó la calzada asfáltica a la altura del kilómetro 249, cuando velozmente pasaba el pesado cabezal.
El joven Margarito Gómez López, de 25 años, padre de la víctima, desesperado también se lanzó al centro de la vía para salvar la vida de su pequeña, pero todo fue inútil, pues ambos fueron atropellados brutalmente.
Arelys murió al instante, mientras que su progenitor fue llevado de emergencia al Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, y de allí al “Lenín Fonseca”, de Managua, donde el joven padre expiró el último lunes, debido a gravedad de las lesiones sufridas.

Un paseo trágico
El chofer del pesado vehículo se detuvo y fue detenido por la Policía de Tránsito para que responda por el cargo de homicidio culposo, aunque en el lugar del accidente fue evidente que también faltó precaución en los ahora difuntos.
La Policía de Tránsito también informó de la muerte del menor Carlos Mario Vásquez Herrera, de nueve años, oriundo del barrio “Juan Alberto Rodríguez”, de Quilalí, como consecuencia del vuelco sufrido por la camioneta Toyota, roja, placas ES 00452, conducida por Augusto Blandón López, de 56 años.
La camioneta además dejó a 15 lesionados más, de los que cinco fueron llevados de urgencia al centro hospitalario de la cabecera departamental.
Según el reporte policial, el vehículo bajaba una larga cuesta en la comarca La Bujona, jurisdicción de Quilalí, cuando de pronto se descarriló de la vía para después precipitarse a un abismo de unos 70 metros.
Se supo que los accidentados retornaban, después de disfrutar un paseo, por las crestas montañosas de la comarca. Se desconocen las causas de este accidente que deja dolor en varios hogares segovianos.