Sucesos

Asesinato “por amor”

* La “manzana en discordia” es una joven de 18 años, que según testigos convivía con los dos contendientes

Róger Olivas

EL VIEJO, CHINANDEGA

Por el amor de una joven de 18 años, Eduardo José Rivas Zamora, de 20 años, alias “El Diablo”, originario de este municipio, en estado de ebriedad asesinó de siete certeras puñaladas en el cuerpo y la yugular a Norlan Antonio Jiménez Hernández, de 23 años, de oficio pescador y oriundo de La Paz Centro, León.
El hecho sangriento ocurrió a las diez de la noche del Lunes Santo, en plena vía pública del balneario Padre Ramos, donde se escenificaba una alegre fiesta típica. Ambos contendientes pelearon por el cariño de la joven Donia Decilia Sáenz López, de 18 años, quien supuestamente convivía con los dos.
El subcomisionado Francisco Ruiz, jefe de la Policía de El Viejo, confirmó a EL NUEVO DIARIO que como parte de las investigaciones de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega, entrevistaron a varios testigos oculares que escucharon los gritos desesperados de la jovencita, porque Norlan Antonio estaba en el suelo, ensangrentado.
El oficial dijo que varios vecinos trasladaron de emergencia a la víctima al Hospital “Teodoro King”, ubicado en el área rural de El Viejo, con tan mala suerte que llegó sin signos vitales al centro asistencial.
El jefe policial aseguró que tienen la vestimenta y el puñal con manchas de sangre que enviarán al Laboratorio de Criminalística, para las respectivas pruebas.

Capturado en un autobús
El subcomisionado Ruiz informó que el presunto criminal fue capturado a las seis de la mañana del Martes Santo, en el empalme de Jiquilillo, cuando viajaba tranquilamente en un autobús de transporte colectivo, con rumbo a El Viejo.
El oficial confirmó que la mañana del martes, el supuesto asesino ingresó a las celdas preventivas de El Viejo, y será remitido a la orden de la Fiscalía para la respectiva acusación ante el juzgado de Audiencias de Chinandega.
Por su parte, la joven Donia Decilia Sáenz López admitió entre sollozos que convivió dos meses con Norlan Antonio Jiménez Hernández, y once meses con Eduardo José Rivas Zamora, de quien se había separado recientemente porque según ella la había engañado con una obrera de las bananeras.
“Llegó hace trece días a mi casa y se enteró que estaba comprometida con Norlan, por lo que me chantajeó y me dijo que lo perdonara. Ese hombre es un psicópata, en una ocasión una mujer me emborrachó y él abuso de mí”, expresó la joven campesina.
Manifestó que el victimario le dijo en repetidas ocasiones que si no tenía relaciones sexuales con él, mataría al pescador, y no demoró mucho en cumplir su palabra. Tomasa Hernández Ruiz, madre del fallecido, dijo que su hijo tenía dos meses de haberse trasladado al municipio de El Viejo, pero desconocía la relación entre él y la joven de 18 años.
La progenitora, residente en el barrio “Adrián Reyes”, de La Paz Centro, exigió una investigación exhaustiva de parte de la DAJ de Chinandega y castigo para el supuesto criminal, apodado “El Diablo”.