Sucesos

“Esa droga no la cargo yo”

* Salvadoreño y nicaragüense rechazan cargo por tráfico de tres kilos de cocaína * Extraña mujer “los bombeó”

Lizbeth García

El salvadoreño Rory Mauricio Bonilla, de 29 años, y el chinandegano Douglas Antonio Rivera, de 25, por medio de su abogado, rechazaron el delito de tráfico de tres kilos de cocaína que la Fiscalía les formuló ayer en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, pero de todos modos el juez Abelardo Alvir admitió la acusación, les decretó la prisión y los citó para audiencia inicial el diez de abril.
Durante la audiencia preliminar, la defensa de los imputados, Flavio Alexis Rostrán, alegó que si bien es cierto hay un recibo de ocupación de los tres tacos de droga, ninguno de ellos indica que se la ocuparon a Bonilla o a Rivera.
Además señaló que la misma acusación es clara en decir que al momento que la Policía llegó, el bolso donde estaban los tres paquetes de droga estaba sobre un sillón, en medio de los dos acusados.
Rostrán señaló que cualquier persona o hasta algún empleado del hotel pudo haber olvidado el bolso en el sillón, y dado que la acusación no especifica si dentro del bolso había o no algún documento que vinculara a sus defendidos con la droga, no se podía asegurar que les pertenecía, por lo que para él, la acusación no debió ser admitida.
Sin embargo, el juez rechazó los alegatos de la defensa porque los mismos corresponden al juicio oral. Tampoco le permitió al abogado ver la hora del acta de convalidación del allanamiento que la Policía hizo el 31 de marzo en el Hotel César, ubicado en Carretera Sur, para capturar a los sospechosos porque la prueba sólo debe ser valorada en juicio.
La acusación que presentó Fabiola Mendoza señala que la Policía se enteró de que los acusados cargaban droga y supuestamente iban a hacer una transacción porque una mujer llamó por teléfono anónimamente a la Dirección de Drogas de la Policía denunciando el hecho con detalles precisos.