Sucesos

Sucesos departamentales


Salió a mear y murió arrollado
Yelba Tablada / VILLA SANDINO, CHONTALES
El joven José Carlos Miranda Jirón, de 17 años, murió al ser impactado por un vehículo de generales desconocidas que lo embistió en el kilómetro 201 de la carretera Juigalpa-El Rama, exactamente en el poblado de Rancho Alegre, Villa Sandino, Chontales.
Familiares del infortunado informaron a la Policía de la localidad que José Carlos se encontraba en su casa, acostado y en estado de ebriedad en una hamaca, pero de pronto se levantó diciendo que iba a orinar, y sin más salió rumbo a la carretera.
Agregan los dolientes que a la hora en que el muchacho intentaba cruzar la vía, apreció un vehículo que circulaba a exceso de velocidad, y su conductor no pudo esquivarlo, a pesar de los esfuerzos que hizo, y lo impactó.
El joven José Carlos fue arrastrado varios metros del lugar, hasta quedar tendido sobre la carretera, con el cuerpo muy lesionado, mientras el conductor del vehículo no tuvo la gentileza de detener la marcha y aceleró más para darse a la fuga.
Agentes de Tránsito se presentaron al escenario del accidente, junto al médico forense del municipio de Villa Sandino, quien determinó que el joven había fallecido instantáneamente a consecuencia de contundentes fracturas en el costado derecho y excoriaciones en todo el cuerpo. Los uniformados, minutos después de la tragedia, dieron persecución al vehículo homicida, pero no lograron ubicar a ningún auto sospechoso en todo el tramo carretero que cruza por el departamento.

Visitantes inesperados se le llevan todo
Yelba Tablada / VILLA SANDINO, CHONTALES
Más de ocho mil 676 córdobas en dinero en efectivo, prendas de oro, ropa de uso personal y bisutería se llevaron tres elementos armados de un escopeta y machetes de la casa de la campesina Tomasa Cruz Rodríguez, de 46 años, situada en la comarca Las Pavas, Villa Sandino.
En su denuncia narra la mujer que todo se originó cuando estaba en compañía de cuatro personas más, residentes en la misma comunidad, y de pronto penetraron los tres asaltantes que bajo intimidación le ordenaron a todos que se acostaran boca a bajo.
Los delincuentes sin dificultad cargaron con 650 córdobas en efectivo, una sábana, ropa de uso personal de la afectada, un acordeón, tres radios receptores, una cadena, cinco pares de aretes de oro, dos cartones de cigarrillos y tres de galletas, además de dos cajas de tiros de rifle 22, cinco botellas de guarón envasado y un cuchillo.
Después de la “labor limpieza”, los desconocidos abandonaron el inmueble campesino tras realizar varios disparos al aire, que no intimidaron a su víctima, pues llena de valor se hizo presente ante la Policía de Villa Sandino, donde interpuso formal denuncia.
Al instante los uniformados se trasladaron a la zona, donde realizaron las investigaciones del caso y levantaron algunos casquillos de escopeta en el patio de la vivienda campesina.
Los agentes del orden público rastrearon toda la comarca Las Pavas, pero no encontraron a ningún sospechoso con las características que la afectada le suministró a los oficiales de Policía. Las investigaciones continúan.

15 vaquillas robadas de finca
Yelba Tablada / ACOYAPA, CHONTALES
De los potreros de la finca Fuente Pura, ubicada en la comarca San Pablo número uno, Acoyapa, abigeos sustrajeron 15 vaquillas de diferentes colores y razas, valoradas en cien mil córdobas.
El propietario de la finca, Orlando José Sequeira Soto, aseguró en su denuncia que los semovientes por la noche estaban en un potrero cercano a la casa hacienda, pero a la mañana siguiente habían desaparecido, como si la tierra se los tragó.
Agrega el productor que al detectar la pérdida de su hato, de inmediato buscó a los animales junto a sus trabajadores, sin obtener los resultados esperados.
Don Orlando José se trasladó a la sede de Policía de Acoyapa, donde interpuso formal denuncia, y a la zona se desplazó una guardia operativa para iniciar con el proceso investigativo. Sin embargo, en la propiedad los uniformados no encontraron ni pista de los posibles autores de este delito.
Los oficiales de Policía se mantienen en la comunidad de San Pablo número uno, con el propósito de identificar a los abigeos.