Sucesos

Aflora crimen en pozo abandonado

* Ropa de joven, desaparecido hace casi dos meses, fue encontrada con siete perforaciones

Máximo Rugama

ESTELÍ
Después de varias inspecciones e intensas búsquedas, las autoridades policiales lograron descubrir el origen del hedor en un pozo en desuso, de unos 35 metros de profundidad. Ahora, la Policía trata de establecer si la víctima cayó accidentalmente o si se trata de un crimen.
Ismael Antonio Zamora Vázquez, de 25 años, según su esposa, Bertilia Irene García López, había desaparecido desde el pasado 23 de enero. La joven, con quien el infortunado procreó un niño de un año, explicó que Ismael era originario de la localidad leonesa de San José de Achuapa, mientras que su ahora viuda es nacida en San Juan de Limay, pero tres años atrás se conocieron y decidieron vivir en el barrio Monte Sinaí, de esta ciudad, donde alquilaban una casa.
El cuerpo del infortunado, después de grandes esfuerzos y de al menos tres inspecciones en el fondo del pozo, al fin fue encontrado por las autoridades, después de insistentes llamados de vecinos del lugar que informaban del hedor y la presencia de zopilotes, en el caserío “Paso Ancho”, a cinco kilómetros al sur de esta ciudad.

Orificios en la camisa
La camisa que fue encontrada junto a otras prendas de vestir del infortunado presentaba al menos siete orificios, por lo que las autoridades policiales no descartan que sean puñaladas.
Hay fuertes sospechas de que el joven haya sido apuñalado por tres supuestos miembros de una pandilla, quienes presumen el 23 de enero lo encontraron en una calle del barrio “Miguel A-lonso” y lo invitaron a tomar licor.
Bertilia Irene relata que su esposo le dijo que iba a su trabajo, ya que laboraba como ayudante de albañil en un sector del barrio Linda Vista, pero al no aparecer, la joven abrigó la esperanza de que su esposo hubiera viajado a Costa Rica, donde se encuentra su mamá. Aún así, lo reportó como desaparecido ante la Policía esteliana.
La osamenta de Ismael Antonio fue extraída de la profundidad del pozo en desuso, pero con agua, ubicado en unos potreros propiedad de la ciudadana Consuelo Benavides, según informó la Policía.
La viuda identificó al infortunado porque dentro del pozo fueron encontrados por la Policía y miembros de la Dirección General de Bomberos una calzoneta amarilla, de doble color, una tanga, un short, ambos verdes, y una camiseta azul con letras blancas, las cuales eran propiedad del difunto.

Invitado por tres pandilleros
Familiares del joven sostienen que son testigos del momento en que Ismael Antonio fue invitado a tomar licor por tres sujetos vinculados con la pandilla del barrio “La Chiriza”, sólo identificados como “Melenca”, “El Enano” y “El Gorrión”, y los que son mencionados en una balacera ocurrida en el mismo sector, hace algunos años. Ninguno de los sospechosos ha sido localizado aún.
La viuda detalló que luego de que su marido desapareció y lo reportó como tal ante las autoridades policiales, decidió viajar en busca de apoyo donde su mamá, quien vive en San Juan de Limay.
La Policía, autoridades del Ministerio Público y la médico forense, doctora Karla Rosales Mondragón, inspeccionaron la escena y esperan brindar un informe conclusivo en pocas horas.