Sucesos

Otra tienda de celulares asaltada con el mismo modus operandi


Ernesto García

Las tiendas donde se venden teléfonos celulares se están convirtiendo en la “cereza del pastel” para los delincuentes, quienes por segundo día consecutivo robaron en uno de estos negocios, dejando de saldo a una persona herida.
Ahora, el robo fue en la tienda “Power Cell”, ubicada sobre la Avenida 27 de Mayo. En este atraco resultó herido por un balazo en la cadera Melvin José Cortés, de 31 años, dueño de la tienda “Power Cell”, quien se enfrentó a los tres delincuentes.
Al huir los malhechores dejaron sobre el mostrador de un exhibidor un teléfono celular que presuntamente pertenece a uno de los asaltantes. Cortés, quien fue llevado en un vehículo particular al Hospital “Lenín Fonseca”, está fuera de peligro, pero evitó hablar con los periodistas.
Un familiar del comerciante dijo que los tres sujetos, luego de ejecutar el robo, abordaron un carro Volkswagen, que los esperaba en la esquina opuesta de donde fue el teatro “Cabrera”.
Se roban 400 celulares
El atraco a este tipo de establecimientos es el segundo realizado en estos días. El jueves, cinco sujetos robaron 400 teléfonos celulares, 80 mil córdobas y mil 200 dólares.
El comisionado Olivio Salguera, segundo jefe del Distrito Cinco de la Policía, confirmó que en otro atraco, un grupo de cinco sujetos, armados con pistolas, se llevó una cantidad no determinada de teléfonos celulares y varios centenares de córdobas.
Esta tienda que vende exclusivamente teléfonos de la empresa “Claro” está ubicada en la plaza comercial “Profysa”, donde a los tres dependientes los encerraron en la bodega.
Al igual que en otros robos a establecimientos comerciales los afectados señalan que los delincuentes se movilizaban en un carro gris, marca Hyundai.
Una empleada de la tienda, de la que por razones de seguridad no revelamos su nombre, relató que a la tienda ingresaron tres de los cinco ladrones, de los cuales dos se presentaron con los rostros encapuchados.
“Dos venían con pasamontañas y el otro tenía el rostro descubierto”, dijo la empelada de la tienda asaltada.