Sucesos

Transexual continuará en prisión hasta el juicio

* Para su abogado defensor, la Fiscalía no ha logrado demostrar que haya prostituido a una pariente en España

Lizbeth García

Fracasó el recurso que a favor de C.J.H.V., de 40 años, promovió su hermana ante los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones, alegando que estaba detenida ilegalmente, sin embargo el juez ejecutor Gerald Guillermo Vado corroboró en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias que la procesada fue puesta a la orden de la autoridad en tiempo y forma.
C.J.H.V., quien se sometió a una operación de cambio de sexo para ser mujer, está acusada por trata de personas, hurto, violación de domicilio y amenazas de muerte en perjuicio de su cuñada de 28 años, a quien le ofreció trabajo como empleada doméstica en España, con un salario de mil dólares al mes, pero supuestamente lo que hizo al llegar allá fue prostituirla en Santiago de Compostela, España, a razón de 50 euros (unos mil córdobas) por cada media hora de sexo.
La acusación indica que la cuarentona fue detenida porque a finales de febrero llegó a la casa de la víctima, ubicada en Monseñor Lezcano, para cobrarle lo que había invertido en el viaje a España, pese a que el 20 de enero la misma acusada supuestamente hurtó dos electrodomésticos para cobrarse el adeudo y amenazó a la víctima diciéndole: “Caminá con cuidado, que te voy a matar”.
El viaje a España de víctima y victimaria tuvo lugar el seis de septiembre de 2006.
“Cachondas y viciosas”
Una vez instaladas en el departamento, la acusada le habría informando a su cuñada que tenía que trabajar realizando actos sexuales y que no le dijera nada a su familia.
Para conseguir clientes, supuestamente la acusada publicaba anuncios eróticos en el “Correo Gallego” de España. La Fiscalía ofreció algunos que decían: “Chicas picantes del Caribe”, “Chicas estudiantes. Nuevas en Santiago. Cachondas y viciosas. Hacemos todo”, “Rubias y morenas, todos los servicios. Total discreción”, y “Natasha Morena. 130 tetas. Caribeño, griego, francés, todos los servicios”.
La Fiscalía apuntó en su acusación que cuando la víctima no quería trabajar, la acusada la golpeaba y no le daba alimentos. La víctima aseguró en la Fiscalía que también fue prostituida en el night club “Wiskeria de la Noche”, donde conoció a un hombre que la ayudó a escapar a Nicaragua el 14 de enero de 2007.
La defensa de la acusada, Pedro José Alonso, alegó que si su cliente fuera una tratante de personas tendría varios movimientos migratorios, y sólo tiene uno. Además dijo que como la víctima firmó un documento de seguridad social, cabe pensar que en España no existe la prostitución legal y que la supuesta víctima podía movilizarse libremente.
Alonso también señaló que si bien es cierto su defendida tiene domicilio en España, eso no es delito, porque todos los nicaragüenses son libres para emigrar a cualquier país.
En todo caso dijo que lo que existe es una deuda entre Hernández y su acusadora, porque hasta ahora la Fiscalía no ha presentado ninguna investigación de las autoridades españolas que corroboren que se cometió el delito de trata de personas allá.
La juez programó la inicial del juicio para el 16 de marzo a las tres de la tarde, día en que la Fiscalía deberá detallar las pruebas de cargo.