Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Asqueroso abusador
Un hombre de iniciales J.R.S.F., de 36 años, que supuestamente eyaculó dos veces sobre las piernas de su hijastra de 12 años, después de manosearle todo el cuerpo, está en prisión desde el fin de semana porque la juez Segundo Penal de Audiencias de Managua le impuso esa medida tras admitir el cargo de abusos deshonestos que le imputó la Fiscalía.
La acusación explica que los hechos ocurrieron el 18 y el 27 de febrero, en su casa, en Villa Bulgaria, donde la niña se quedaba sola con su padrastro, haciendo las tareas escolares, y éste la mandaba a su cuarto, donde le tocaba varias partes del cuerpo al tiempo que frotaba su pene sobre sus partes íntimas.
La relación de hechos indica que en la primera ocasión la madre estaba en la sala de la casa, pero no se percató de nada porque víctima y victimario estaban en el cuarto “haciendo tareas”.
En esa ocasión el supuesto abusador tuvo la desfachatez de limpiarse el semen con una blusa de ella. En las dos ocasiones amenazó de muerte a la niña para que no dijera nada.

¿Marido en fuga?
La juez Cuarto Penal de Audiencias de Managua mandó a citar por segunda vez a José Neftaly Ulloa, de 36 años, para que este 14 de marzo comparezca a audiencia inicial con carácter de preliminar, pero los notificadores le informaron a la judicial que en el barrio 18 de Diciembre no lo conocen.
El aludido está acusado por la supuesta autoría de celebración de matrimonio ilegal, delito en el que habría incurrido al casarse el 18 de enero de 2006 con Karen Robleto Peralta, de 21 años, quien lo denunció al enterarse que el notario que los unió en medio de una pomposa fiesta, no estaba autorizado por la Corte Suprema para celebrar matrimonios y que el imputado supuestamente estaba enterado de todo, pero siguió con la supuesta farsa.

Una familia entera acusada de lesiones sicológicas
La semana próxima deberá comparecer en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias, de Managua, una familia entera porque supuestamente le provocó lesiones sicológicas a un niño de nueve años y a la madre de éste, Ana Francisca Flores, de 35 años, quien señaló que desde hace 12 años los imputados les hacen la vida imposible en el barrio 14 de Febrero o Villa Feliz.
La acusación explica que el nueve de diciembre de 2006, doña María Lidia Lezama y su hija Escarleth Bermúdez Lezama, supuestamente insultaron y agredieron a la víctima al punto de botarle una pana con “cosa de horno”, mientras Eddy Antonio Bermúdez, también acusado, reía de lo que aparentemente hacían su mujer y su hija.
La acusación explica que las rencillas iniciaron desde que Flores llegó al barrio, a tal punto que le han apedreado la casa y le han dicho que se la van a quemar hasta que se vaya. Al niño presuntamente le dicen en la calle “el hijo de la loca tal por cual”.
Todo esto provocó en el menor y en su madre lesiones psíquicas graves. Augusto César Pulido, testigo, declaró en la Fiscalía que en una ocasión él denunció a su vecino por lo mismo y lo condenaron, por lo que las rencillas se profundizaron.