Sucesos

Piden sangre, semen y saliva de nica que delinquió en EU

* Para compararlos con los fluidos que encontraron en el cuerpo de su víctima, a quien habría apuñalado y violado * Es reincidente porque fue condenado en Estados Unidos por delitos sexuales

Lizbeth García

El juez Quinto Penal de Audiencias de Managua, Julio Arias, decidió dejar en prisión al nicaragüense Freddy Tamir Centeno o Freddy Tamir Cuadra, de 43 años, quien fue acusado de la presunta autoría del delito de violación y asesinato en grado de frustración en perjuicio de una mujer de origen salvadoreño que tras recibir varias puñaladas en la garganta, abdomen y brazos, sobrevivió “para contar el cuento”.
El crimen ocurrió en los Ángeles, en 1997, pero como aparentemente el imputado se vino a “refugiar” a Nicaragua dos días después de los hechos, fue capturado acá y actualmente tiene más de ocho meses de estar preso en el Sistema Penitenciario Nacional a la espera de juicio, dado que la Corte Suprema de Justicia no dio lugar a la extradición solicitada por las autoridades estadounidenses.
La defensa, Alberto Dávila, alegó que el crimen por el que está siendo acusado su cliente ya prescribió, porque tiene diez años de haber ocurrido. Además, señaló que su defendido tiene problemas mentales, pero será hasta el siete de marzo de este año que el juez Arias resolverá las excepciones que promovió la defensa este viernes durante la audiencia preliminar del juicio que promovió la Fiscalía, por medio de Odett Leytón Delgado.
El juez programó la audiencia inicial del juicio para el doce de marzo, día en que el Ministerio Público deberá detallar las pruebas que tiene para ir a juicio oral y público.
Por el momento ofrecieron la testifical de la víctima, quien vive en Estados Unidos, la de la esposa del acusado, Linda Centeno, y la de su hermana, Marta Centeno, así como las declaraciones de los detectives del departamento de Policía de Los Ángeles, Rosibel Ferrufino, Larry Bennet, Federico Sicard; el dictamen médico legal que determinó que la víctima fue agredida con un arma cortopunzante y violada; la denuncia del Departamento de Policía de los Ángeles y vídeos.
La Fiscalía también ofreció los antecedentes del acusado que revelan que éste había sido condenado en Estados Unidos a 36 meses y 60 días de cárcel en el condado por delito de orden sexual y abusos deshonestos, lo que lo convierte en un reincidente.
El juez ordenó, a solicitud de la Fiscalía, que el Instituto de Medicina Legal le tome muestras de los fluidos corporales al acusado.
La acusación indica que los hechos ocurrieron el 15 de octubre de 1997 en el salón de belleza “Marta”, ubicado en Venice Bulevar, Estados Unidos, sitio al que llegó la víctima queriendo comprar un paquete de chocolates, luego preguntó si cortaban pelo y después de pagar por los dulces, el hechor supuestamente la encerró, neutralizó y lanzó al piso para apuñalarla en la garganta. Luego la habría arrastrado hacia el baño, y como la víctima intentó repeler el ataque la volvió a herir en el otro lado del cuello.
“Muere, culera”, supuestamente le dijo el acusado a la joven al apuñalarla en el estómago, luego limpió la sangre, esposó a la víctima y la amarró al lavamanos, para después presuntamente abusar de ella, haciéndole de lado la entrepierna del leotardo que vestía. Dejó a la muchacha un rato para luego regresar, a ver si estaba muerta.
En ese momento llegó la esposa y la hermana del acusado, y auxiliaron a la víctima al escuchar sus gritos, lo que no evitó que el imputado supuestamente intentara asfixiar a la joven frente a las dos testigos, después habría huido llevándose el cuchillo.
El abogado defensor comentó que el fondo del asunto será ventilado en juicio, empero señaló que su cliente ha estado detenido ilegalmente ocho meses tal como lo determinó la juez ejecutora Geraldine Baca. La ley establece que la solicitud de extradición debió haber sido resuelta en un plazo de 60 días.