Sucesos

Testigos y vídeos exoneran a policía


Lizbeth García

El ex subinspector de policía, Yasser José Reyes Blandón, podría recobrar su libertad y probar que no es culpable por haber lesionado a dos misioneros católicos, porque cuenta con dos testigos y un vídeo que revelan que el día de los hechos una pandilla iba persiguiéndole, por lo que tuvo que disparar dos veces al aire, ante el inminente peligro.
Al menos eso es lo que se desprende del intercambio de información y pruebas que presentó el Ministerio Público para ir a juicio oral y público este 14 de marzo, el cual fue admitido por el juez Séptimo Local Penal de Managua, Henry Morales, quien decidió mantener al acusado en prisión preventiva, pese a que la defensa, Bismarck Quezada, prueba en mano, esperaba que la autoridad judicial reconsiderara la situación del joven de 22 años.
El juez explicó durante la audiencia inicial que no le podía cambiar la medida al acusado porque su condición de sospechoso no había variado en nada.
Sin embargo, del intercambio de información y pruebas se desprende que la testigo Sandra Cuevas Silva vio que el día de los hechos (17 de febrero) una pandilla iba persiguiendo a Yasser.
Capturado cuando dormía
Miguel Ángel Espinoza, policía, también declara que cuando iban a detener a Yasser éste estaba dormido en el porche de la casa de doña Walkidia Dubai, lo que revela que no tenía una actitud violenta, explicó la defensa. Lo mismo declara Alejandro José Mendoza, también oficial de policía.
Francisco Xavier Velásquez declarará en juicio que el día de los hechos estuvo tomando licor con Yasser en su casa quien le dijo que le guardara su arma de reglamento, pero cuando se fue se la entregó. Minutos después lo vio pasar corriendo. Guillermo Téllez también testificará que el acusado era perseguido.
A juicio de la defensa, todo esto demuestra que el ex policía actuó ante una situación de peligro. Además existe una testigo que declaró ante un canal de televisión que el muchacho venía defendiéndose de unos pandilleros que hasta habrían dicho: “Ahora matémoslo”.
Fiscalía: hubo dolo
La Fiscalía intenta demostrar que el día de los hechos, en Unidad de Propósitos, el acusado actuó con dolo en medio de una borrachera al disparar contra el cura Carlos Mauricio Cuestas Pardo, de 39 años, y el seminarista Omar Torres, de 24.
También le imputaron el delito de violación de domicilio y exposición de personas al peligro. La Policía le dio de baja por todo esto, pero el joven ya apeló a la resolución administrativa y espera salir en el juicio.