Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Prisión para asaltante baleado
César Augusto Cardoza Masís, de 18 años, se encuentra en prisión por decisión de la juez Sexto Penal de Audiencias, Margarita Romero, quien decretó la medida ayer, durante la audiencia preliminar del juicio que la Fiscalía promovió en su contra por la presunta autoría de robo con intimidación en perjuicio de Vanesa Torrente, quien el pasado 25 de febrero caminaba junto a su hermana, Ninoska, por una calle del Barrio “Enrique Smith” y fue interceptada por el acusado y un desconocido. Cardoza portaba un cuchillo y su acompañante un machete. Vanesa fue halada del cabello y amenazada con el cuchillo mientras el desconocido la despojaba de la cartera en la que portaba 300 dólares, un celular, 80 córdobas y cosméticos. Los antisociales se dieron a la fuga, pero un samaritano disparó en defensa de las jóvenes e hirió a César Augusto, quien camino al hospital habría amenazado a la víctima diciendo: “Te voy a matar, conozco donde vivís”.
Sentenciaron al que
despedazó a anciano
La fiscal Auxiliar de Tipitapa, Jeaneth Canelo, informó este miércoles que Hugo Sergio Torres Cruz, de 52 años, fue condenado a un año de prisión por la autoría del delito de homicidio culposo en perjuicio de José Vicente Urbina Suárez, de 73 años. Aunque el caso ya pasó a manos de un juez de Ejecución de Sentencia, donde obviamente se puede pedir la suspensión de la ejecución de la pena, la Fiscalía informó que el acusado fue enviado a cumplir su pena en el Sistema Penitenciario Nacional. Torres fue enjuiciado por haber atropellado a la altura del puente Las Maderas, de Tipitapa, a don José Vicente, cuyo cuerpo quedó despedazado y parte del mismo dentro del vehículo que conducía el acusado, porque el vidrio delantero se rompió. En el asiento delantero del copiloto iba al raid Sandra Elena López. Durante el proceso, el acusado enfrentó el juicio en libertad, porque tras ocho días en detención, el 17 de noviembre de 2006, éste fue recluido en su hogar tras rendir una caución juratoria y comprometerse a enfrentar el proceso bajo la custodia de su padre, Sergio Pastor Torres.

Barraza y compañía a juicio
En audiencia inicial a puerta cerrada, un juez Penal de Audiencias de Managua admitió todas las pruebas que el fiscal auxiliar Xavier Morazán ofreció para acreditar en juicio oral y público que Carlos Alberto Martínez Silva, Adán Cristin Rivas y Luis Manuel Pérez Mejía supuestamente se dedican al tráfico interno de estupefacientes, y que Wilfredo Barraza Larios y su esposa, Yolanda Jiménez, aparentemente almacenaban la droga. El fiscal informó que ofrecieron como pruebas todas las armas que incautaron en la casa de Barraza, una de las cuales no tenía portación, 60 mil dólares y 50 mil córdobas, así como la droga incautada, que corresponde a 54 gramos de cocaína encontrados en la camioneta en que se transportaban los acusados el día de su captura, sobre Carretera Norte, y 80 gramos más que fueron encontrados en la vivienda de Barraza, la cual está ubicada en Satélite Asososca. Durante la audiencia preliminar, los cinco abogados alegaron que la acusación no señalaba la participación de cada uno de los implicados en los delitos acusados, quienes a pesar de todo enfrentarán juicio el diez de abril, y para mientras llega esa fecha permanecerán en prisión, porque en ese tipo de delito no hay otra medida que se pueda aplicar.
¿Asesinato u homicidio?
Aunque Jaime Antonio Martínez, de 23 años, alias “El Chanchín”; Francisco José Méndez Silva, alias “El Picudo”, de 18; Sergio Mena “La Araña”, de 19, y David Pavón, de 18, aparentemente actuaron con saña al matar a patadas y dejándole caer un bloque en la cabeza a Manuel Alexander Jarquín Montiel, de 17 años, la Fiscalía sólo les imputó el delito de homicidio doloso y no el asesinato, como reclaman los familiares del adolescente muerto. La juez Tercero Penal de Audiencias, María Mercedes Rocha, admitió la acusación sólo para “El Chanchín” y mandó a capturar al resto. La audiencia inicial para el único reo habido será el seis de marzo, pero mientras llega esa fecha, Martínez permanecerá en prisión. Los hechos que le achacan ocurrieron el 24 de febrero, a la una de la madrugada en Villa Venezuela, cuando la víctima estaba en compañía de sus amigos tomando licor, y llegaron los acusados, lo atacaron a pedradas, luego, cuando estaba en el suelo, le dieron puntapiés en todo el cuerpo, y supuestamente “El Chanchín” lo remató dejándole caer un trozo de bloque en la cabeza para partirle el cráneo. Obviamente la víctima murió por hemorragia encefálica por fractura y trauma craneal.