Sucesos

Una violación “justificada” por la madre del acusado

* “Ella le coqueteaba, y además, su mamá la dejaba sola”, fueron sus argumentos para dar la razón al sospechoso

Ernesto García

Agentes de la Dirección de Búsqueda y Captura del Distrito Tres de Policía capturaron a José Luis Alfaro Mendoza, de 23 años, acusado de violar a una vecina de 13 años, en una comarca cercana a Managua. Pero quizá lo más irónico del caso es la forma en que la madre del acusado “justificó” a su vástago, haciendo parecer como culpable del hecho a la menor.
La captura de Alfaro sacó a relucir una supuesta oferta de sus familiares de pagar cinco mil córdobas a la madre de la niña mancillada para que desistiera de la acusación.
“Ni por cinco mil córdobas ni por todo el dinero del mundo voy a vender la honra de mi hija”, dijo la madre de la menor, de quien por razones obvias no revelamos su nombre.
Al momento de ser capturado, a José Luis Alfaro Mendoza la Policía le ocupó un rifle calibre 22 con el cual supuestamente se disparó hace cinco meses, con tal de evadir la justicia.
Según la madre de la adolescente presuntamente abusada por Alfaro, éste, valiéndose del hecho de que su hija queda sola porque ella sale a trabajar, se introdujo a la casa por una ventana y abusó de la menor.
“Mi hija estaba en su cuarto cuando él (José Luis) se metió por la ventana y luego de decirle que se casaría con ella, la tiró en la cama y abusó de ella”, relató la atribulada madre.
La violación por la cual es acusado Alfaro sucedió en septiembre del año pasado, pero éste no había sido capturado porque supuestamente se autolesionó y luego de salir del hospital desapareció.
Madre lo justifica
María Inés Mendoza, madre del presunto violador, justificó a su vástago diciendo que la niña “se le metía a su hijo”, es decir, supuestamente le coqueteaba. En una afán por darle la razón a su vástago, Mendoza culpó a la madre de la menor abusada porque según ella, la niña quedaba sola todo el día.
“A esa niña su mamá la dejaba solita todo el día”, dijo Mendoza, quien iba en la patrulla en la que el sospechoso fue llevado preso a la Estación Tres de Policía.
Ante la pregunta de que si el hecho de que la madre de la menor salía a trabajar y la dejaba sola justificaba la acción de su hijo, su repuesta fue silencio.