Sucesos

Violada y asesinada

* Cuerpo de joven enferma mental fue encontrado en estado de descomposición, dos días después de que salió a entregar un “machigüe”

Lesber Quintero

RIVAS
El cadáver de una enferma mental fue encontrado este martes en completo estado de descomposición en un predio baldío del restaurante Piedras Negras, ubicado en la parte sur del barrio “José Alberto Galeano”, de la ciudad de Rivas. El cuerpo muestra indicios de que la joven fue violada.
Los restos de la víctima, de nombre Marisol Aguilar Castillo, fueron remitidos por la Policía al Instituto de Medicina Legal, de Managua, ya que se pretende ahondar en las investigaciones y determinar la causa de la muerte. No obstante, José Antonio Aguilar Castillo señaló que él y el resto de su familia ya están claros de que su hermana fue violada y luego asesinada, porque ya se lo hicieron saber.
Desaparecida desde el domingo
Añadió que la joven tenía 34 años y vivía con él, en el barrio “José Alberto Galeano”. Asimismo, manifestó que la infortunada a diario iba a dejar “machigüe” --restos de comida-- a la casa de una señora a la cual identificó sólo como “Beatriz”.
A la vez, aseguró que la última vez que la vieron fue la tarde del domingo, “cuando precisamente salió con un balde pequeño, verde, a dejar machigüe, y desde ese día no la volvimos a ver. El lunes la buscamos, y hoy martes ya íbamos a reportar su desaparición, pero nos dimos cuenta de su hallazgo” explicó.
Según José Antonio, lo extraño es que los restos de su hermana fueron encontrados dentro del predio baldío del restaurante Piedras Negras, pues Marisol acostumbraba usar la Carretera Panamericana o un callejón que colinda con el lugar donde fue encontrada.
El hallazgo del cadáver lo realizaron niños que andaban “garrobeando” --cazando garrobos--, luego éstos corrieron la voz hasta que llegó a oídos de la Policía. El cuerpo se encontraba boca arriba y sin el brazo derecho, el cual le había sido amputado. A la orilla se encontró un pequeño balde verde que era el que usaba la joven para trasladar los desperdicios de comida.
Los investigadores y el médico forense deducen que el brazo fue devorado por aves de rapiña y perros.
No obstante, con los resultados de los análisis que se harán en el Instituto de Medicina Legal se obtendrán mayores datos sobre este caso.