Sucesos

Esmero de lapidadores para ultimar a joven

* Después de aplastarle la cabeza con dos piedras, le introdujeron un desarmador por el oído, hasta alcanzarle el cerebro

Ernesto García

Dos pesadas piedras que le dejaron caer sobre la cabeza y una estocada en el conducto del oído derecho terminaron con la existencia de Guillermo Alexander Arias García, de 23 años.
El cuerpo sin vida de Arias fue encontrado la madrugada de ayer martes, de la Embajada de los Estados Unidos, una cuadra al sur y una cuadra al oeste, por uno de sus hermanos.
Por el crimen de Guillermo Alexander, quien deja en la orfandad a un niño de pocos meses de nacido, existen varios sospechosos ya reconocidos, confirmó el jefe de la Estación Tres de Policía, comisionado Roberto González Kraudy.
La información preliminar que tiene la Policía indica que en el crimen participaron al menos cuatro sujetos, y que se produjo después de una discusión entre la víctima y sus victimarios.
Cabe señalar que después de reducir al joven con las dos piedras que le dejaron caer en la cabeza, sus atacantes se aseguraron de que muriera asestándole una punzada en el oído derecho, aparentemente con un desarmador, lesión que afectó directamente el cerebro.
Todos con antecedentes
El comisionado González reveló que tanto los sospechosos de haber cometido el crimen como la víctima tienen un largo historial delictivo.
“La víctima y los presuntos autores tienen un largo historial delictivo en este distrito por robos con intimidación y lesiones”, agregó el jefe policial.
Entre los sospechosos del crimen está un amigo de Guillermo Alexander, a quien sólo identifican como Joel, quien supuestamente llegó a la casa de éste a invitarlo, como a las nueve de la noche, para que fueran a tomar licor