Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Homicidas trataron de borrar pruebas

Wilbert Antonio Cardoza, de 23 años, alias “El Guapo”, y Luis Manuel Gómez, “El Negro”, “la están viendo pálida” en el Juzgado Tercero Penal de Audiencias porque la juez María Mercedes Rocha les decretó la prisión por la supuesta coautoría del homicidio de Luis Alberto Chávez Mendoza, y el homicidio frustrado de William Omar Pérez.
Los dos acusados dijeron que no tenían abogado, pero la juez les explicó que eso no invalidaba la audiencia preliminar ni la resolución que tomó al admitir la acusación, mandarlos a la cárcel y programarles la segunda audiencia del juicio, la cual se celebrará este 27 de febrero.
Según la acusación que presentó el Ministerio Público, los imputados trataron de ocultar pruebas escondiendo las ropas ensangrentadas detrás de una lámina de zinc, en la parte trasera de la casa de “El Guapo”, y dentro de una letrina en el caso de “El Negro”.
Los hechos por los que “El Guapo” y “El Negro” fueron acusados, ocurrieron en Ciudad Sandino, el 18 de febrero, específicamente sobre el puente peatonal, sitio donde interceptaron a Chávez Mendoza, de 23 años, armados de cuchillos.
Cardoza supuestamente le lanzó varias estocadas a Chávez, pero no lo hirió porque éste salió corriendo, mientras Gómez perseguía a William Omar Pérez para lanzarle otros filazos. Pero Cardoza fue más rápido que Luis Alberto Chávez y lo logró alcanzar para propinarle una estocada en el pulmón izquierdo, lo que lo derribó, y “El Negro” aparentemente lo remató dejándole caer dos piedras en el estómago.
El dictamen del forense Silvio Mora Rocha dice que la víctima murió a consecuencia de hemotórax izquierdo con laceración del pulmón de ese mismo lado por herida de arma blanca.

Segunda “torta” para “El Garrobo”
Francisco Javier Hernández, alias “El Garrobo”, está preso en “La Modelo” cumpliendo una pena de diez años de prisión por un homicidio que cometió el cuatro de noviembre de 2005, pero esta semana la Fiscalía lo acusó por la supuesta autoría del delito de homicidio frustrado en perjuicio de un niño de 12 años, al que atacó a balazos como si estaba cazando un conejo.
Al menos eso es lo que revela la acusación que está en el despacho de la juez Cuarto Penal de Audiencias de Managua, Marta Lorena, Martínez, quien programó una audiencia especial para el próximo 27 de febrero, a fin de conocer si hay suficientes pruebas para remitir a juicio al reo por el nuevo delito en el que supuestamente incurrió antes de que cometiera el homicidio por el que fue condenado. Este crimen ocurrió el cuatro de noviembre de 2005.
La “segunda torta” que le están achacando a “El Garrobo” habría ocurrido el 23 de octubre de 2005, en el barrio “Jorge Dimitrov”, cuando el niño iba a bordo de su bicicleta y en el trayecto le salieron el acusado y David Salgado, alias “El Pollo”, quienes con armas “hechizas” habrían disparado sobre él, pero no le atinaron.
La Fiscalía pidió la prisión para el acusado, pero como la juez mandó a mejorar el intercambio de información y pruebas para analizarlo en la audiencia especial, el imputado quedó bajo arresto domiciliar. No obstante, como está cumpliendo una pena, de todos modos sigue preso.