Sucesos

Abigeato sin freno en Chontales


Yelba Tablada

CHONTALES
El robo de ganado se incrementa y los productores ya no hallan qué hacer, debido a que la Policía no ejecuta una estrategia para enfrentar a los abigeos que se desplazan con impunidad por las comunidades más productivas del departamento.
De estos abigeos no se escapa nadie, y “como Pedro por su casa” penetraron a la finca del ganadero Marvin Francisco Sevilla Molina, y le sustrajeron diez semovientes, incluyendo un semental que repastaba en los potreros de su propiedad, ubicada en la comarca San Pablo número uno, jurisdicción de Acoyapa.
El afectado por los robaganado descubrió la pérdida de su hato la mañana del domingo, cuando reunía todos sus semovientes para desparasitarlos y herrar las nuevas crías, pero se sorprendió al no encontrarlos por ningún rincón de la finca.
En su denuncia, Sevilla Molina señala que al recorrer su propiedad, detectó que las cercas estaban cortadas y supuestamente sus animales eran arreados rumbo a la comunidad de La Horqueta, porque hasta cierto punto le dio persecución a los abigeos.
El ganadero solicitó a los uniformados que investiguen a profundidad todos los casos de abigeato, porque sospecha que el ganado robado lo esconden en alguna finca de la comarca La Horqueta, y luego lo trasladan al sector de Río San Juan, con documentación alterada.
Ante el instructor de Auxilio Judicial, Marvin Francisco aseguró que sus diez semovientes tienen un valor de setenta mil córdobas.
Otro que resultó afectado es Pablo Urbina Rivera, quien no escapó de los abigeos, y en un potrero de su finca Las Brisas, jurisdicción de Juigalpa, encontró sólo la osamenta de su mejor vaca lechera, valorada en ocho mil córdobas.
El rondín de los antisociales llegó también hasta la propiedad de José Miguel Bravo Miranda, situada en la Comarca Llano, de San Pedro de Lóvago, de donde sustrajeron un vaca Brahman.
Según las estadísticas de la Policía de Chontales, sólo en enero recibieron 34 denuncias por abigeato, que en un bajo porcentaje fue esclarecido, ya que los robaganado se mostraron más ágiles que los uniformados.
Los últimos casos reportados en las delegaciones policiales de Juigalpa y San Pedro de Lóvago, son investigados por instructores de Auxilio Judicial, quienes redoblan los esfuerzos para ubicar a estas personas que se dedican al robo y al sacrificio y de ganado.