Sucesos

Muerte súbita en el Mercado Oriental

* Vigilante de 36 años fue víctima, al parecer, de un fulminante infarto

Ernesto García

Un inesperado y fulminante paro cardíaco es probablemente lo que puso fin a la vida del vigilante Pedro Pablo Rostrán Dolmus, de 36 años.
Rostrán, quien era originario de Masaya, pero habitaba en el barrio El Pilar, en Managua, cayó fulminado, cuando caminaba de norte a sur, frente al bar “El Roble”, en el Mercado Oriental.
El segundo jefe de Seguridad Pública del Distrito Cuatro de Policía, capitán Wilfredo Rocha, dijo que por las características que presentaba el cuerpo, lo más probable es que el hombre haya muerto de un fulminante infarto al corazón.
“No se encontró ninguna evidencia de violencia y la sangre que tiene en el rostro es porque se golpeó al caer”, afirmó el capitán Rocha.
Varias personas habrían dicho a la Policía haber visto a Rostrán cuando caminaba de lo más tranquilo, y de repente comenzó a convulsionar y se cayó.
El cuerpo sin vida de Rostrán Dolmus fue traslado al Instituto de Medicina Legal, donde al cierre de la presente edición los médicos le practicaban la correspondiente autopsia.