Sucesos

Policía eximida en muerte de jóvenes

* Comisionada Aminta Granera comprende que las familias dolientes acusen, pero dictamen de Medicina Legal en uno de los cuerpos es contundente

Un dictamen preliminar del Instituto de Medicina Legal exime de responsabilidad a policías antinarcóticos por la muerte de Héctor Adán Alvir García, de 23 años, confirmó Héctor Alvir López, padre del hoy difunto.
Sin embargo, en el deceso de Manuel Enrique Bermúdez Guadamuz, cuñado de Héctor Adán y vecino de éste, la causa del mismo está pendiente de confirmación.

Familia rechaza informe
Aunque el parte médico inicial es conclusivo en señalar que Héctor Adán murió a consecuencia de la ingesta de cocaína, sus familiares rechazan el informe de Medicina Legal e insisten en culpar a los agentes antidroga por su muerte.
Héctor Alvir López, padre de la víctima del mismo nombre, quien al igual que los otros miembros de su familia rechaza la versión médica sobre el deceso del joven, dijo que para demostrar, según él, la culpabilidad de la Policía en la muerte de su vástago, está dispuesto a pedir otra autopsia y de ser posible hasta la exhumación del cadáver.
Héctor Alvir López sostiene la tesis de que la muerte de su hijo fue causada por los agentes antinarcóticos por los moretones que el cadáver tiene en el cuello y las laceraciones en los labios.
Sin embargo, la Policía, además de tener a su favor el dictamen médico tendría imágenes de televisión y fotografías de END que captaron el momento en que sus agentes luchaban para extraerle la cocaína que se tragó.
La Policía Nacional confirmó que venía dando seguimiento a Héctor Alvir García, a quien buscaban por formar parte de una red que distribuía droga en los barrios El Edén, “María Auxiliadora” y Riguero. El joven García, según un archivo policial, fue detenido en 2003 por tenencia de droga, pero no fue acusado por razones desconocidas.
En lo que se refiere al caso de Manuel Enrique Bermúdez Guadamuz, cuñado de Héctor Alvir García, quien falleció cuando la Policía cateaba la casa de este último, un dictamen firmado por el forense Francisco Reyes indica que la causa de su muerte aún no puede ser confirmada.
Lo anterior depende de los resultados de los exámenes de toxicología e histopatología. La prueba de toxicología es para verificar si en la sangre de Bermúdez había residuos de alguna sustancia tóxica, y la prueba histopatológica determinará la existencia lesiones microscópicas que pudieron haber incidido en su muerte.
Los familiares de Manuel Enrique Bermúdez adelantaron que emprenderán acciones legales contra la Policía por la muerte del adolescente, porque supuestamente fueron sus agentes quienes se la ocasionaron.

Sobre Ducualí
La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, reconoció que la institución podría ser acusada por los familiares de los jóvenes que fallecieron tras un allanamiento registrado en contra de un supuesto expendio de droga en el barrio Ducualí.
“Nos van a acusar”, dijo Granera, para quien la reacción de la familia de los fallecidos es normal. “A nadie le gusta que lleguemos a quitarle droga”, agregó. “La información primaria es que uno de ellos tenía epilepsia y el otro ingirió la droga y murió producto de intoxicación”, dijo la jefa de la Policía, quien pidió esperar que toda esa información sea ratificada por Medicina Legal.
Recordó que la droga está matando a la juventud nicaragüense y la Policía Nacional no va a permitir su consumo.