Sucesos

Juez pies planos “funde” a narcos


Ernesto García

Inútiles resultaron los alegatos de derecho que hicieron los abogados defensores de los cinco acusados por tráfico y almacenamiento de droga, porque el juez Quinto Penal de Audiencia, Julio César Arias, los desechó y les impuso la prisión a todos los imputados.
Los abogados alegaron que la acusación del Ministerio Público en contra de Carlos Alberto Martínez Silva, Adán Cristin Rivas, Luis Manuel Pérez Mejía, por tráfico de droga, y en contra de Wilfredo Barraza Larios y su esposa Yolanda Jiménez, por almacenamiento, no detallaba la participación que tuvo cada uno de los implicados.
Sin embargo, la fiscal Edith Tuckler dijo no estaba obligada a relatar los hechos como si se tratara de un “cuento de hadas, con puntos y comas”.
El abogado Ramón Rojas alegó que Barraza y los otros procesados estaban detenidos ilegalmente porque la acusación fue presentada a las diez y 18 minutos de la mañana de ayer sábado, y la captura de su cliente se produjo a las nueve de la mañana del jueves.
Sin embargo, la representante del Ministerio Público alegó que las tres horas que transcurrieron entre la captura y la hora en que se formalizó la misma, corresponden a una etapa a la que denominó “actos investigativos”.
Al término de la audiencia preliminar, en la que además de aceptar las acusaciones e imponer la prisión preventiva para los cinco acusados, se programó la audiencia inicial para el 28 de febrero a las diez de la mañana, se produjo un acto de burla del juez hacia al reo Arriaza.
Y es que cuando el acusado le pidió al juez, a través de su abogado Ramón Rojas, que lo mandara al médico porque presuntamente padece de diabetes, el judicial dijo: “Yo también tengo dolencias, soy pies planos y me duelen las rodillas”. Finalmente aceptó enviar al reo y a tres de los procesados al forense.