Sucesos

¿Degollada por su marido?

* Pareja se llevaba mal, había maltrato y ahora que ella aparece sin vida el hombre “brilla por su ausencia”

Orlando Barrios

Una anciana encontró a su inquilina degollada, sobre unas piedras canteras ubicadas en el patio, cerca de la pieza que alquilaba la infortunada en el barrio “Pablo Sexto”.
Doña Clemencia Hernández narró que se levantó a las seis y quince minutos de la mañana y observó que la puerta del dormitorio de su inquilina estaba abierta.
“Le hablé, pero no me contestó. Entonces me fui al patio y cuál fue mi asombro cuando miré el cuerpo --de Arsenia de la Paz López-- ensangrentado”, rememoró la propietaria del inmueble.
De inmediato, Hernández llamó a la Policía de la Estación Tres para que acudieran al lugar e iniciaran las averiguaciones para esclarecer este asesinato.
La noticia corrió como reguero de pólvora en el vecindario y eran muchas las especulaciones en torno a la muerte de Arsenia de la Paz, de quien supimos era oriunda de Ocotal y al morir tenía 45 años.
Algunos testigos, que pidieron omitir sus nombres, por temor a represalias, dijeron que Arsenia convivía con un sujeto a quien sólo identificaron como César, en la casa de su suegra, cercana al inmueble donde fue encontrado el cadáver de la víctima.
Una relación tormentosa
Sin embargo, hace un año aproximadamente la relación amorosa se deterioró y César echó a Arsenia de la Paz de la casa de los suegros.
“Mi hija me llamó y me pidió que le alquilara un cuarto a Arsenia, y cuando ella se mudó, días después, el hombre vino y se ‘enranchó’. Y discutían por todo, hasta por dinero”, recordó la anciana, quien agregó que no hay crimen perfecto.
Lo extraño es que César no aparece por ningún lado, por lo que se convierte en el principal sospechoso de esta muerte.
Los peritos policiales recopilaron evidencias y hasta hallaron marcas de suelas de zapato con sangre impregnada en el piso del pasadizo de la pieza en arriendo.
El capitán Manuel Campos, jefe de Información y Análisis de la Tercera Delegación, informó que están a la espera del dictamen preliminar del médico forense para confirmar la causa de la muerte.
Una de las versiones que se manejaba en el lugar es que la víctima pudo salir al patio a hacer sus necesidades cuando fue sorprendida por su victimario, quien la acuchilló en el cuello. El crimen ocurrió en horas de la madrugada de ayer, de Raspados Loli cuatro cuadras al sur, tres cuadras al este.
Éste es el segundo feminicidio que se registra en la capital, en lo que va del año. La víctima anterior fue una madre adolescente que murió al ser atacada con un trozo de espejo, supuestamente por su marido, quien espera juicio en las próximas semanas.