Sucesos

Primos se ahogan en Salinas Grandes


LEÓN y MANAGUA
En las calmas aguas de la poza “Salto Quezada”, en Salinas Grandes, jurisdicción de León, perecieron trágicamente por sumersión los primos-hermanos Julio Alexander Castellón Zamora, de 15 años, y Alfonso Zamora Rodríguez, de 33, en horas de la tarde del domingo, cuando compartían unas horas de recreación familiar.
Llegaron al lugar desde tempranas horas de la mañana, en un microbús, acompañados de sus progenitoras Alejandra del Rosario Rodríguez, de 50 años, e Isabel Zamora Reyes, de 40, originarias de Managua.
A las cinco y media de la tarde, el joven Julio Alexander decidió introducirse a la poza y minutos después desapareció sin siquiera pedir auxilio a sus familiares, pero Alfonso se percató de la situación y sin pensarlo dos veces se lanzó a las profundidades de la poza, para buscar a su primo. Desafortunadamente ambos perecieron ahogados.
En la desesperación y angustia por el drama que enfrentaban, las progenitoras de ambos jóvenes decidieron introducirse igualmente a la poza, para rescatar a sus hijos, pero casi pierden la vida por no saber nadar.
Una heroína
Las dos hermanas, que buscaban cómo salvar a sus hijos, fueron auxiliadas por Ana Yazmina Murguía, de 23 años, habitante de la comunidad de Salinas Grande, quien se percató de la situación.
La subcomisionada Lucrecia Munguía, vocera de la Policía en León, aseguró que pobladores del lugar colaboraron para sacar el cuerpo sin vida de Julio Alexander, quien después de haberse hundido en las profundidades de la poza salió a flote.
Mientras, el cadáver de Alfonso Zamora Rodríguez fue encontrado hasta las nueve de la mañana de ayer lunes 12 de febrero, por brigadistas de Cruz Roja Nicaragüense y Defensa Civil.
Las señoras Alejandra del Rosario e Isabel Zamora Reyes fueron trasladadas de inmediato al Hospital Escuela “Oscar Danilo Rosales”, de León, en donde recibieron asistencia médica y luego fueron dadas de alta.
Margarita Hernández, responsable de la Oficina Municipal de Riesgo en León, señaló que el cadáver de Alfonso Zamora Rodríguez se encontraba prensado por varias ramas, en las profundidades de la poza “Salto Quezada”, ubicada a 30 kilómetros del suroeste de León.
Los cadáveres fueron entregados a sus familiares y trasladados hacia Managua, donde les brindarán cristiana sepultura. En el presente año se registran cuatro ahogados en las playas de Poneloya, Las Peñitas y Salinas Grandes, todos jurisdicción de León.
Consternación familiar
“Nunca creímos que esto (la tragedia) iba a pasar”, dijo entre sollozos Carmen Zamora, tía de Alfonso y Julio Alexander, mientras su hermana, Isabel Zamora, madre de Alfonso, lloraba de manera inconsolable.
Doña Isabel, quien no acompañó a sus parientes al fatídico paseo, expresó que aparentemente éstos decidieron pasarse dando un “chapuzón” por el lugar de la tragedia, cuando regresaban de visitar a otra familiar en Chichigalpa.
Citando el testimonio de los otros familiares que andaban en el paseo, Isabel Zamora manifestó que a Alfonso lo perjudicó el hecho que se haya lanzado al agua con todo y zapatos, cuando vio que no salía su primo, Julio Alexander.
En el caso de Alfonso Zamora Rodríguez, de oficio chofer, la tragedia es más devastadora porque deja en la orfandad a cinco niños. Entre los cinco menores que quedan en la orfandad ante el inesperado deceso de Alfonso Zamora, sobresale entre unas gemelitas de ocho meses, confirmó su tía Carmen Zamora.
En lo que se refiere al joven Julio Alexander Castellón Zamora, su deceso enlutó a la comunidad educativa del Instituto Nacional “Manuel Olivares”, donde este joven cursaba su quinto año de bachillerato y quien cumpliría 16 años el próximo cuatro de abril.